cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 29-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
MEDIDAS DISCIPLINARIAS
08-11-2007, Heriberto Portales Rodríguez

MEDIDAS DISCIPLINARIAS VS PRODUCTIVIDAD LABORAL. ¿UNICA OPCION?

“Se puede vivir de muchos modos, pero hay modos que no dejan vivir “.
F. Sabates

 

Ha sido una polémica constante el hecho de la baja productividad que se ha enraizado en los trabajadores cubanos durante el continuo bregar de la producción y los servicios; esto motivó que recientemente se pusiera en vigor un nuevo decreto que no solo exige más disciplina laboral (puntualidad, asistencia, permanencia en el puesto de trabajo, etc.), sino que también refuerza y agrava las sanciones en caso de incumplimiento, queriéndose con esto tratar de resolver este ‘problema “por decreto. Sin embargo surge la duda hasta que punto esta medida es efectiva para resolver la situación; razonemos sobre esto.

En toda relación laboral (trabajador-empresa) se establece, sin mediar un contrato legal, un contrato psicológico entre ambas contrapartes (empleado-empleador) que se conforma con el conjunto de expectativas mutuas (lo que cada cual espera del otro) entre el individuo y la dirección de su centro de trabajo. Este contrato por sí es cambiante a medida que cambian las necesidades y circunstancias de ambas partes, lo cual convierte a esta relación (individuo-empresa) en una continua valoración (por el primero) entre lo que este cree que recibe y lo que piensa que aporta.

Cuando el trabajador llega a la conclusión de que existe un desequilibrio en esta relación tiende a actuar impulsado por la “disonancia cognoscitiva “derivada de dicha percepción de inequidad.

Con la finalidad de restablecer el equilibrio entre los valores en juego, el trabajador puede emprender diferentes cursos de acción que puede incidir en su autoestima o en su productividad, tales como:

• Disminuir su rendimiento cumpliendo únicamente su horario de trabajo (o sea, fingir que trabaja).
• En el caso de que el salario devengado sea por unidades producidas, puede aumentar su frecuencia de producción (producir más) atentando en contra de la calidad de lo que produce.
• Modificar la percepción de sí mismo o de los demás, dedicándose entonces al hurto, malversación, apropiación indebida u otras actividades delictivas con el fin de aumentar sus beneficios.
• Dejar de asistir diariamente al trabajo para dedicarse a otra empresa (casi siempre de carácter ilícito) más lucrativa.
• Sencillamente abandonar el centro de trabajo, en búsqueda de mejoras salariales.

Si se atienen a estos presupuestos, podemos coincidir en que la mejor forma de solución no es la imposición de medias disciplinarias que a la corta y a la larga han demostrado que son completamente ineficaces para resolver de una ves y por toda este problema, sino que se debe pensar en como lograr; buscar una paridad entre salario y beneficios sociales, establecer mejores mecanismos de estimulación, reajustar las políticas de capacitación y promoción, reconocer la valía de cada trabajador por individual y el colectivo en general, interesarse más en el individuo como persona que como trabajador, y por último entre otras cosas, establecer un sistema de relaciones transparentes a nivel de empresa.

Con las medidas disciplinarias solo se podrá lograr, en todo caso, resultados de rendimientos aceptables ( laborales) pero nunca resultados óptimos ( profesionales) ya que en estos últimos lo que incide verdaderamente es el orgullo de hacer las cosas con sentido de responsabilidad y la expectativa de la relación directa entre esfuerzos productivos y estimulación económica, por lo tanto lo que verdaderamente se impone es un replanteo de los valores compartidos y no el diseño de medidas disciplinarias más exigentes.

Estas son cuestiones que deben ser sometidas a ensayo durante la ejecución de la actividad productiva y evaluar el efecto de las mismas con el fin de establecerlas de forma permanente, pero... si con esto no se resuelve los problemas que presenta la eficiencia laboral, entonces no quedara más remedio que llegar a la triste conclusión de que algo no funciona y podremos afirmar con certeza y convicción, sin ningún tipo de retórica, en puro lenguaje castizo, como nos enseñaron nuestros antepasados, que entonces. ¡ESTAMOS MUY JODIDOS!


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com