cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 24-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
HILDA
08-11-2007, Jorge Olivera Castillo

Su fe debe ser inconmovible. De lo contrario estaría internada en una sala de psiquiatría o con la identidad marchitándose dentro de un sarcófago. Es una mujer que resiste, pese a su debilitada salud. Simplemente aspira reencontrarse con su hijo, abrazar a sus nietos, platicar con su nuera. Con tales anhelos, molesta, enfurece a quienes ostentan el monopolio de todas las llaves, de todos los candados. Por eso la sucesión de denegaciones a su solicitud del permiso de salida para viajar a Argentina.

Tiene un censor implacable y vengativo, Fidel Castro. Es el autor directo de su calvario. Aún le quedan fuerzas para sostener la vara con que castiga, sin piedad, a una mujer que tuvo la osadía de renunciar a su puesto como diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular, a sus altas responsabilidades en el Centro Internacional de Restauración Neurológica (CIREN), del cual fue fundadora, y a la militancia en las filas del Partido Comunista (PCC).

Hilda Molina, es una especialista de renombre en trasplantes de tejido cerebral. Fue pionera en ésta especialidad y una de sus principales impulsoras dentro de Cuba.

Sólo que en 1994 acabó por concretarse la idea de romper con algo que se convirtió en un lastre para su conciencia. ¿Porqué priorizar la atención para los extranjeros en detrimento de los nacionales?, ¿Por qué seguir siendo partícipe del fraude, la manipulación, el clientelismo, la segregación que subyace, fundamentalmente, en los servicios médicos para la élite, sus familiares y los más cercanos colaboradores?

La respuesta selló su destino. Hilda Molina y su madre son rehenes del gobierno. Dos mujeres amarradas a la voluntad de un caudillo que le dedica una dosis especial de odio. Sin llevarlas, formalmente, a la cárcel las mantiene en un cautiverio no menos letal. Las aniquila con paciencia, las aterroriza sin la estridencia de las puertas de hierro de Manto Negro, la tenebrosa prisión para mujeres, ni la ayuda de las torturadoras que allí se deleitan en su trabajo psicológico.

Simplemente de aquí no salen. La familia, los derechos fundamentales, los sentimientos de un par de damas consumidas por una espera que ya se prolonga por 12 años, no cuentan en ésta historia. No hay perdón, ni un gesto de cordura, ni la natural caballerosidad ante los pedidos de una señora de hablar pausado, especiales dotes comunicativas y una delicadeza regalada por los ángeles.

Del portazo en plena cara, saben el ex–presidente argentino Néstor Kirchner y el máximo responsable del ejecutivo español José Luis Rodríguez Zapatero, dos de las personalidades que han intervenido en el asunto con la idea de alguna solución.

Ahora Roberto Quiñones, el hijo de Hilda Molina apela a la presidenta de Chile Michelle Bachelet. Haría falta que la estadista chilena hiciera todo cuanto esté a su alcance para poner fin a algo tan grotesco. La señora Bachelet, es también doctora y además sufrió, junto a su familia, los desmanes de la dictadura de Augusto Pinochet. Es decir que los puntos coincidentes con su atribulada colega podrían constituirse en vías para asegurar un compromiso de intervenir, con firmeza, en el asunto. No obstante, habrá que esperar por una decisión donde intervendrán por un lado los intereses políticos y por el otro lo relacionado con la esfera de los sentimientos y de elementales posturas solidarias. A principios de 2006, una gestión similar resultó fallida. La señora Bachelet hizo mutis.

Es difícil adivinar que sucederá con la petición. En cambio es válido dar por sentado que Hilda no va a pedir perdón. No se arrepiente de ser una hereje. Hizo lo que consideró justo y por eso le dinamitaron casi todos los puentes que llegan a su familia.

Apenas le queda el teléfono, siempre a merced del ánimo de sus carceleros. ¿Qué justifica tan diabólico ensañamiento?


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com