cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 23-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Historia fantástica sobre un camello
10-10-2007, Heriberto Portales Rodríguez

Como es conocido por todos, ya que sobre esto mucho se ha escrito y leído, por las calles de mi ciudad circula un vehículo automotor cuyo diseño tal parece que complace las aspiraciones más sádicas que puedan existir ya que además de destruir el pavimento también es destructor de nervios, alma y paciencia de aquellos que por obligación tienen necesidad de utilizarlo para trasladarse de un punto a otro de la ciudad, sin embargo pocos conocerlo que a continuación les relato.

El Metro bus ( su verdadero nombre ) surge como alternativa de transporte en la década de los 90’ , cuando los tecnócratas cubanos llegaron al convencimiento ( después de despilfarrar varios millones de pesos en trabajo de prospección ) de que era imposible construir un metro subterráneo en la Habana, aunque fuera de una sola vía, por lo tanto decidieron que había que “inventar” algo rápido, seguro y zangandongo ( grande en lenguaje coloquial ) que garantizara la transportación en masas de los habaneros.

Como a los especialistas cubanos no les gusta improvisar, se decidió ( conocer quién fue el que tomó la decisión aún esta en proceso de investigación ), buscar antecedentes que permitieran elaborar un buen Proyecto, útil no solo para Cuba sino que también pudiera ser un renglón exportable, decidido esto pues ¡ Ahí va la bala !.

La primera referencia que se obtuvo sobre algo parecido a lo que deseaban, se encontró en unos papiros babilónicos que relatan un sueño que tuvo Nabucodonosor donde en el mismo veía una gran plataforma tirada por Búfalos que se podría utilizar para trasportar las piedras que se emplearían en la construcción de la Torre de Babel, al despertar hizo que se presentaran los sabios de la corte y les contó la experiencia onírica vivida, los sabios, después de tres días de meditación y consulta convencieron a Nabu de que su sueño, técnicamente era irrealizable, pero como el tiempo ha transcurrido ( y no por gusto), los especialistas cubanos se apropiaron de esta idea y decidieron ( fíjese todo es ha base de decisiones) utilizar este sueño para construir el Chasis del objeto que pensaban construir.

Rebuscando luego en los archivos de una Antigua Mezquita situada a 20 Kilómetros de la Meca (¡¡ Ñoo!!, hasta allá fueron ) lograron descubrir unos pergaminos pertenecientes a Alí ( tercer Califa de Bagdad) donde encontraron un relato que describía un equipo largo y estrecho, tirado por 300 caballos , que se utilizaba para transportar a los esclavos de un punto a otro de la ciudad, este dato ( el de los caballos, no el de los esclavos)dio pie para calcular el caballaje del motor de la locomotora que tirara del vehículo al cual se decidió ( y siguen las decisiones) colocarle dos jorobas en honor a Alí.

De la Meca se trasladaron hacia un viejo monasterio enclavado en los Carpatos, donde después de una minuciosa búsqueda lograron empatarse con unas memorias de Torquemada donde se exponía la idea de construir un armatoste, herméticamente cerrado, que colocado al Sol, en pleno mediodía, y lleno de herejes inconfesos, sería un perfecto instrumento para lograr actos de fe y conversión ( no se tiene conocimiento de si por fin se logró construir pero sirvió para que los investigadores elaboraran la idea de hacer el vehículo semi hermético con el fí por una parte de poner a prueba la voluntad, paciencia y resistencia física de quién lo utilizara y por otra de que sirviera como Sauna).

Con todas estas evidencias descritas, todo estaba listo para diseñar y construir el vehículo salvador del transporte cubano, solo faltaba comprobar un mínimo detalle, ¿Cuántas personas cabrían dentro del mismo?

Una fuente (que prefirió conservar su anonimato) me comunicó que después de consultar diferentes teorías matemáticas (desde la infinitesimal hasta la del máximo y mínimo) se decidieron para realizar el cálculo por la Teoría de la Incertidumbre, que llevada a la práctica equivalía a reconocer que “cupieran todos los que al conductor (quién despacha los boletines) le diera la gana de introducir”.

Y así, todo ya resuelto se construyó el camello, que uno ve circulando, muy orondo como un Tiranosaurio-Rex, por las calles de ciudad de la Habana con un letrero en su constado, donde se puede leer, VANGUARDIA NACIONAL.


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com