cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 26-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
El sueño de huir
23-09-2007, Diversent Cámbara, Laritza

Muchas pueden ser las motivaciones de un cubano que sueña o logra huir definitivamente del país, abandonando sus raíces, tradiciones y costumbres. Tristes han de ser sus sentimientos cuando piensa en dejar atrás el calor humano propio de su tierra. Ese que difícilmente vuelva a sentir en un país extraño.

Emigrar significa renunciar a todo lo que tú has creado con sacrificio y paciencia. Es perder todo aquello que deseaste y una vez luchaste por conseguir. ¿Por qué deseamos huir entonces de la tierra que nos vio nacer?, donde dimos nuestros primeros pasos, la que escuchó nuestra primera risa, la que absorbió nuestra primera lágrima.

No creo que sea sólo el deseo de mejorar económicamente el móvil fundamental de este sueño. No es el anhelo de vivir ostentosamente en una sociedad consumista, el que lleva a un padre a comprometer su vida en una aventura marítima. No pueden ser esas las razones que lleven a una madre a poner en riesgo la vida de sus hijos en altamar.

No pretendo justificar a nadie con mis palabras, pero no me atrevo a juzgar el proceder de una persona que decide poner en peligro su vida y la de su familia, para huir de esta dictadura. Cada quien busca, y a veces encuentra, la forma o los medios de escapar de aquello que lo atormenta. El precio es muy alto, si la solución es errada o no, sólo queda afrontar las consecuencias.

Sin embargo, me indigna grandemente escuchar, en los medios de comunicación oficialistas de la isla, a otro cubano que cuestiona el actuar de las personas que arriesgan su vida por alcanzar un sueño. Pero, ¿qué se puede esperar de alguien a quien se le paga para que hable, no para que piense? Alguien a quien el compromiso político lo lleva a traicionar el sentir de su pueblo. Que se vende por unas migajas o unos viajecitos al extranjero. No obstante, a ellos también los entiendo porque también tienen hijos y quizás sea por sus hijos que sacrifican su dignidad.

Y es que los hijos merecen cualquier sacrificio; hasta perder tu libertad o tu vida. Se lo merecen porque es deprimente tolerar que tu hijo o hija se prostituya porque tú no puedes satisfacer las expectativas propias de su edad.

Rompe el corazón verlos llorar porque las diferencias sociales y económicas los golpean en la escuela. Verlos quedarse en casa el día de su graduación porque no pudiste comprarles la ropa adecuada para asistir al acto más importante de su vida. Verlos bajo la influencia de malas compañías que le destruyen los valores que desde niños tú le inculcaste.

Es también muy duro para una madre o esposa aceptar que un miembro de su familia comprometa su libertad personal por hacer negocios ilegales, pero tiene que soportarlo. Es la única forma de sobrevivir al período de crisis permanente.

Es aun más difícil verlos perderse a diario en el alcohol, olvidando por un pequeño instante, los problemas de todo tipo que no pueden resolver. Es doloroso verlos deprimidos, insatisfechos con lo que hacen, frustrados y sin aspiraciones futuras.

La familia cubana tiene pocas opciones en su suelo natal. Estamos condenados a la resignación, al riesgo, la tolerancia y la impotencia. Por esta razón no me atrevo, ni me arrogo el derecho de juzgar a nadie, que tenga el sueño y la esperanza de huir.

*Publicado en Cubanet


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com