cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 23-05-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
La pérdida de la cultura o de la vergüenza
21-09-2007, María Argelia Vizcaíno

Los cubanos estamos perdiendo la cultura, y muy pocos están haciendo algo seriamente para no quedarnos sin ninguna.

Llevo años tratando de que esto no ocurra, por lo que creo que tengo un poco de moral para clamar públicamente lo que nos está ocurriendo y señalar de falta de amor por nuestro país a todos los que continúan contemplando indiferente como nos siguen usurpando nuestros logros y pudiendo, no alzan su voz en defensa de lo nuestro, igualmente a los que no les interesa saber lo que son nuestras tradiciones, a los que la conocieron y se mantienen alejados y sobre todo, a los que tienen el medio para apoyar a los pocos que tenemos voluntad de hacer algo, y nos bloquean. Porque luchar por nuestra cultura es también defender la patria.

He visto el lunes 3 de septiembre, 2007, como todos los pequeños grupos que representan países latinoamericanos en el condado Palm Beach se reunieron en un festival artístico para recaudar fondos para los damnificados del terrible temblor ocurrido en el Perú, llevando muestras de sus trajes y bailes típicos, y penosamente los únicos que no tenían representación cultural eran los cubanos, y eso que somos no sólo la comunidad hispana mayoritaria (después de la mexicana que nos ganó en el último censo), sino la de mayor poder adquisitivo en este condado, y para colmo el evento se celebró en el Club Cubano de West Palm Beach, que cuenta con un local amplio y fabuloso, pero que inexplicablemente no ofrece actividades que traten de preservar la cultura de la nación que dicen representar, ni siquiera pudieron mostrar (como hacen otras comunidades de cubanos más pequeñas) una pareja que luzca nuestra vestimenta tradicional y que bailara aunque sea un danzón (tan fácil y que ya bailan mejor los veracruzanos que los cubanos) de tantos bailes que hemos regalado al mundo.

Y esto no sólo pasa en el condado que resido desde finales de 1990, donde hace más de una década atrás contemplé con desconcierto como en la iglesia Santa Juliana de West Palm Beach se montaba una comparsa cubana y tenían a sus bailadores sin zapatos, algo que nunca vimos en nuestro país. Cuando se lo señalé constructivamente a la coreógrafa y le expliqué la historia de esas comparsas que jamás se bailaron en esas condiciones, hizo caso omiso, y encaprichadamente mantuvo a sus jóvenes bailadores descalzos, con la aprobación de los progenitores de los mismos (todos de la Perla de la Antillas). Esto trajo como consecuencias que después siguieran otros grupos no cubanos en su esfuerzo de tener representación folklórica de todos los países de Latinoamérica, copiando el mismo patrón al elaborar otra comparsa 'típica'.

 

Por culpa, entre otros factores, de la gran mayoría que se ha mantenido al margen de nuestro patrimonio cultural, es que tenemos que ver cada vez más impotentes la desfachatez de algunos que tratan de adueñarse de lo que han hecho los nuestros, salvo contadas excepciones muy valiosas de cubanos que insisten aún en conservar nuestras tradiciones, residiendo incluso en ciudades alejadas a Cuba y Miami, en un gran esfuerzo muy meritorio que los demás debían imitar.

Una gran investigadora cubana, la Licenciada en Lengua y Literatura Hispánicas en la Universidad de La Habana Mayra Cué Sierra, amante como yo de nuestra cultura que tratamos desde nuestros puntos opuestos residenciales de conservarla y promoverla, se encontraba en los primeros días de septiembre, 2007 en LASA-2007, ( Latin American Studies Association) esta vez en Montreal, Canadá, exponiendo en el marco del XXVIII Congreso Internacional de la asociación más grande del mundo de profesionales e instituciones dedicadas al estudio de asuntos latinoamericanos y caribeños (como dato extra agregamos que fue un congreso innecesariamente politizado con el discurso del presidente del Parlamento de la tiranía castrista Ricardo Alarcón). Precisamente el día 5, la licenciada Cué defendía en su conferencia los 55 años de la telenovela en Ibero América, que nació en Cuba con Mario Barral, Armando Bianchi, Adela Escartin y otros, unos cinco años antes que se hiciera en México, sin embargo, el 30 de agosto de 2007, la agencia AP publicaba al respecto bajo el título “Televisa celebra en grande 50 años de telenovelas”, diciendo textualmente en una de sus partes “Hace 50 años se creó un género que cambió la televisión hasta nuestros días. Y para celebrar el medio siglo de la telenovela Televisa, que se adjudica la creación de los melodramas, tiene en agenda la publicación de un libro conmemorativo, un disco con 18 temas de las novelas más populares y una gama de programas especiales.”

Y más adelante ponen en boca de Emilio Azcárraga Jean, presidente del Grupo Televisa, algo que de sobra saben que es mentira: “(La telenovela) ha logrado posicionarse al competir en 20, 30 países al mismo tiempo. Hemos llegado hasta 60 ó 70 países lo cual hace ver que este género creado aquí, trabajado con mucho cuidado, con mucho amor, con mucha entrega y con mucho cariño, logra competir con series y productos internacionales”. ¿Cuántos periodistas conocen la realidad o han investigado antes de escribir un artículo o un reportaje de la misma y cuántos tienen valor de decir la verdad? Además, ¿cuántos cubanos en la isla o fuera de ella que trabajan para medios de comunicación saben la verdadera historia de las telenovelas y cuántos se atreven a salir en defensa de nuestra cultura?

Para rematar, en la misma semana otra persona me recomienda que visite el portal de www.youtube.com, para que vea a un bailador creo que colombiano (http://www.youtube.com/watch?v=rAtapYXXw9U) y cuando leo la sinopsis, por cierto en inglés, me quedo atónita con lo que han escrito.

Lamentablemente no tengo tiempo ni tan buen inglés para escribir un comentario en ese portal donde se publican gratuitamente videos, pero es imperdonable que tanta explicación que han puesto sobre ese baile que está efectuando el jovencito y sobre esa música y en ningún momento mencionan que es cubana, que tampoco al hablar de Pérez Prado, Ignacio Piñeiro y Celia Cruz dicen que fueron nacidos y criados en Cuba. Para colmo, escriben que la canción Échale Salsita dedicada al vendedor de butifarras, era “un hombre africano”, y hasta donde sé, si la geografía también no me la han cambiado, ese señor de la raza negra, descendiente de esclavos, nació en Catalina de Güines, que es una población en la provincia de La Habana, y ese lugar está en Cuba no en África. ¿Hasta dónde seguiremos soportando tanta maldad? Si no tuviéramos el gobierno que tenemos en nuestro país, donde se respetara entre otras cosas nuestra historia y cultura, eso no estuviera sucediendo, ya que antes ocurría todo lo contrario, por eso todos los artistas del mundo primero querían triunfar en Cuba, ya que eso les garantizaba el éxito en Latinoamérica y hasta en Europa.

Esto no solo es indigno, es preocupante. Menos mal que todavía quedan algunos pocos dentro de nuestra nación que a pesar de tener menos medios que nosotros los que vivimos en el exterior, trabajan con fuerza para rescatar este patrimonio que nos pertenece. Esto nos está pasando a todos los cubanos, los de aquí, los de allá y los de acullá, porque estamos tan preocupados por la política y por sobrevivir sin un gobierno que nos apoye, que por eso estamos perdiendo nuestras raíces que son parte de nuestra historia. Cada día hay menos conocimiento de lo nuestro por eso, a los que les queda un poco de interés no pueden defenderla aunque quisieran, porque no cuentan entre otras cosas con bases para sustentarse, ya que nadie se los ha enseñado, especialmente a los jóvenes y a los criados o nacidos en tierras prestadas y todo aquel que creció bajo los ideales de lo absurdo.

Y este sayón va para quien le sirva. Si usted que me lee es cubano y se siente muy orgulloso de serlo, y le interesa nuestra cultura y además, está al tanto de la misma, y también colabora para que otros la conozcan, no tiene ningún problema, está contribuyendo con la patria, sólo que quizás haría un poco más si apoya a nuestros talentos artísticos, al menos conociéndolos.

En mi página www.mariaargeliavizcaino.com brindo lo mejor que puedo las bases de la cultura cubana para que no se olvide y para el que quiera promoverla, junto a un Diccionario que estamos enriqueciendo para recoger a todos los talentos artísticos cubanos que han tenido que vivir fuera de nuestro país. Si nos visita verá una cantidad asombrosa, y quizás se pregunte por qué casi no se escucha nada sobre ellos. Si quiere cooperar al rescate de la cultura cubana, empiece a llamar a las estaciones de radio para ver por qué entre miles de cantantes nuestros y de una calidad insuperable, apenas ponen la música de unos pocos y los mismos de siempre. Cada vez que pueda asista a sus funciones y háblele a otros de su existencia para motivarlos. Es urgente que hagamos algo todos los que nos sentimos muy cubanos por este legado tan débil pero maravilloso que nos queda.

En resumen, los cubanos estamos perdiendo la cultura, pero los que nos la están robando, más sus cómplices, los tontos que le creen, y los que se muestran indolentes ante este acto delictivo, junto a los que les conviene que así continúe por sus intereses ($$$), están perdiendo la vergüenza.-

 

*ConsultoraIndependiente.mariaargelia@hotmail.com / www.mariaargeliavizcaino.com


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com