cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 23-05-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
LA CAUSA DE LOS MISERABLES
14-09-2007, Jesús Marzo Fernández

Las causas 1 y 2 de 1989 seguidas por delitos de narcotráfico, malversación, robo y ocultamiento de información, estremecieron las estructuras de los Ministerios de las Fuerzas Armadas y del Interior.

Salieron a la luz pública un mundo de corrupción y degradación jamás imaginada, donde se mezclaban hechos delictivos de toda naturaleza, utilización indebida de los recursos estatales, hasta trafico de prostitutas hacia la Republica de Angola.

Como es conocido, fueron fusilados un general, un coronel, un mayor y un capitán, y condenados a largos años de cárcel el Ministro del Interior y un gran numero de altos oficiales del ministerio del interior y de las fuerzas armadas. También fueron incautados un sinnúmero de recursos vinculados y asociados a las actividades delictivas e ilícitas que se realizaban.

Entre los recursos incautados cabe señalar, unas 150 residencias a lo largo y ancho del país, particularmente en Ciudad de La Habana y Varadero, más de 10 embarcaciones de todo tipo, desde impresionantes yates hasta modernísimas lanchas rápidas, colecciones de armas, incluso fueron confiscados 2 fusiles de caza Holland & Holland cuyo precio superaban los 50 mil dólares cada uno. Más de 70 relojes Rolex de diferentes modelos, 27 autos nuevos, 8 motocicletas de marcas reconocidas, más de 200 cuadros de pintores de primera línea, vajillas y juegos de cubiertos de plata (sin cuantificar), colmillos de elefantes, un fusil AK de oro macizo, dos refrigeradores que contenían escondidos en las puertas 500 mil dólares cada uno, innumerables cajas de bebidas de marca, 50 kgs de cocaína pura, equipos electrónicos de tecnología avanzada, incluso 200 pares de zapatos aún sin estrenar. En términos generales este fue el botín recuperado.

Se organizó en la casa ubicada en 7ma y 26, reparto Miramar (antigua residencia perteneciente a Héctor (Güiro) Carbonell una exposición para exhibir los artículos incautados. A esta exposición, solo para altos funcionarios, se le denomino el museo de la corrupción y debía cumplir un objetivo ejemplarizante y a la vez educativo bajo la consigna “LA REVOLUCIÓN JAMÁS VA A PERMITIR ACTOS DE CORRUPCIÓN Y MALVERSACIÓN A NINGÚN NIVEL DE DIRECCIÓN”, la revolución sería implacable con los culpables de cualquier acto que vaya contra los principios sagrados de la revolución.


Todos los recursos incautados, fueron debidamente empaquetados y embalados y se enviaron a una inmensa nave perteneciente al alto mando del Ministerio del Interior situada en la calle Castillejo en Ciudad de La Habana, colindante con el antiguo Hospital de Emergencias. Estos productos debían estar bajo la custodia de la Dirección del Ministerio del Interior, hasta tanto no se determinara cual sería su futuro.

Unos 3 años más tarde, un familiar de uno de los sancionados en la Causa 1 y 2, identificó circulando por las calles de Ciudad de La Habana una motocicleta muy parecida a la incautada a su familiar. Utilizando antiguas relaciones en el Ministerio del Interior, pudo identificar la moto y al actual propietario, el hijo del coronel jefe de los servicios médicos del Ministerio del Interior.

Aunque no hay una información precisa sobre como Castro tuvo conocimiento del almacén de Castillejo, envió a personal de su confianza a efectuar una rigurosa investigación de todos los recursos depositados en el ya famoso almacén. La sorpresa fue total de una primera impresión en que todo se veía impecablemente empacado a una segunda de escándalo cuando todas las cajas estaban vacías. Se lo habían llevado todo. Todo había desaparecido.

En primera instancia, el capitán Delgado, jefe del almacén, señaló que de la jefatura le enviaban mensajeros con papelitos con instrucciones para recoger productos allí depositados, por orden expresa del mando, los papelitos retornaban a la jefatura. Además había órdenes muy precisas de mantener los envases guardados, incluso había muy bien almacenadas y ordenadas 200 cajas de zapatos vacías.

Según testigos, la pelea entre Fidel y Raúl fue monumental. Fidel acuso a los dirigentes del Ministerio del Interior de ladrones al patrimonio nacional (o sea a él). De como los policías eran mas ladrones que los propios ladrones, que todos merecían la cárcel, incluso hasta la pena de muerte. Que valía la pena el inicio de la Causa 3 más ejemplarizante que las anteriores. Sin embargo en la crisis en que se encontraba el país (1993, peor año del periodo especial) no era aconsejable políticamente sacar a la luz pública un escándalo de esta naturaleza, que además de ser una vergüenza nacional era un escándalo internacional de dimensiones impredecibles.

Castro ordeno poner punto final. ARCHIVEN LA CAUSA DE LOS MISERABLES.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com