cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 29-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
La Cuba que deja Fidel
11-09-2007, Daniel Córdova Córdova

Socialismo en el Siglo XXI: La Cuba que deja Fidel

Vengo de pasar unos días en Cuba. Fui con la intención de hacer turismo y, de paso, observar cómo está el país en la víspera del inminente fallecimiento de Fidel Castro. La impresión fue tan fuerte que el turismo pasó a segundo plano.


Cuba es un país en ruinas. El hambre salta a los ojos. La población anda mal vestida. El transporte es un caos. Contrariamente a lo que se dice, el sistema de salud está colapsado. Y la educación perdió hace tiempo la brújula de correspondencia con lo que puede ser la necesidad social, amén de estar monitoreada por la ideología imperante y el culto a la personalidad del comandante. Lo que mejor funciona es el sistema represivo, el cual tolera el mercado negro --que les permite "resolver" a los cubanos con mayor contacto con el mundo exterior--, pero es implacable frente a cualquier intento de oposición política.

Para llegar a esas conclusiones no es necesario escarbar mucho. Basta pasear por La Habana --la ciudad menos pobre del país-- para constatar cómo vive la gente: en viviendas precarias divididas en cuantas partes sea posible, con familias apiñadas de generación en generación. Arreglar una habitación, según lo que vi, es una proeza. Y por lo general lo logran las privilegiadas "casas particulares", que pueden darse el lujo de alquilar un cuarto a turistas siempre y cuando le paguen US$300 mensuales al Estado para obtener esa "licencia". Porque en Cuba nadie es propietario de su vivienda. Todo es del Estado, es decir, del agonizante Fidel y de quienes sustentan su poder.

El hambre se observa en los mercados. La calidad de los productos es inferior a la de cualquier mercado de los alrededores de Lima. Cualquier mercado de Lima norte o sur es largamente superior al mercado de Vedado --el barrio más pudiente de La Habana--. Allá solo encontrará plátanos de calidad baja, yucas, arroz a granel, frijoles y carne de cerdo. Lo demás muy caro y en pesos convertibles. Los cubanos ganan, en promedio, 15 pesos convertibles o dólares al mes (300 pesos cubanos y lo que estos pueden comprar).

Cualquier peruano de lo que llamamos el sector C con sus US$300 de ingreso mensual tiene mayor y mejor poder adquisitivo que cualquier cubano promedio.

Pasada la impresión de observar un museo viviente del automóvil, uno se topa con las enormes colas para subir a un bus. Con la cultura del auto-stop convertida en norma. Con unos tráilers enormes adaptados a buses para que entren 500 personas apretadas. Como turista, uno puede darse el lujo de tomarse un mototaxi que le cobrará cuatro dólares por llevarlo al hotel. Mototaxi que, por supuesto, no es de su chofer.

Es del Estado, convertido en el explotador de ese chofer que en Lima cobraría más barato pero ganaría más.

El mito de la salud gratis de calidad se cae con tan solo conversar con un médico. Conocí a un dentista quien, no sin temor, me contó que tenía asignados 10.000 pacientes de dientes carcomidos. Trabaja más de ocho horas diarias. Gana US$20 al mes y no ve las horas de que lo envíen a Venezuela para poder salir de Cuba. Porque a los médicos, como a los educadores, no les dan visa de salida. Me contó que las colas en los hospitales, la escasez de ambulancias, de personal y de equipos, así como de medicinas, es asfixiante.

Algo que se agrava con la iniciativa de "cooperar" con Venezuela, Bolivia y los centros ALBA en países como el Perú, en el marco del proyecto de extender el socialismo en toda América Latina.

Por primera vez desde que soy adulto pasé, en Cuba, una semana sin la posibilidad de leer un diario. Porque ese boletín oficial de ocho páginas llamado "Granma" no es digno de ese nombre. Los cubanos no se enteran de nada de lo que pasa en Cuba misma y en el mundo. La Internet en casa está prohibida. Solo algunos tienen acceso limitado y controlado desde sus oficinas. Los cubanos se han acostumbrado a la censura y a tener en su cuadra a un policía civil que hurga en sus vidas privadas impunemente, bajo el título de defensor de la revolución. Porque antes de reclutarlo a uno en un trabajo, su eventual futuro jefe debe consultar con el comisario de la cuadra acerca de su comportamiento "revolucionario".

Peor de lo que imaginé Cuba, con sinceridad. Y pensar que muchos peruanos siguen siendo engañados por esa utopía socialista y autoritaria que, sin duda, nos volverá a tocar la puerta en el 2011.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com