cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 30-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Carta abierta a un abogado, hermano de un espia.
03-09-2007, Juan Escandell Ramírez

Sr: Lic. Roberto González Sehwerert.

Dispense usted si no le trato de colega, pero temo que piense de la misma manera que el Sr. Arnel Medina, Presidente de la Unión de Juristas de Cuba, y a quien nos dirigimos a nombre del Comité de Abogados por la Libertad del Doctor René Gómez Manzano, pidiéndole simplemente su cooperación para resolver la injusta y arbitraria detención de nuestro colega; la respuesta fue: que “la U.N.J.C. no representaba a mercenarios al servicio de la Oficina de Intereses de los E.U. en Cuba”. Por esa razón no me atrevo.
Me dirijo a usted por cuanto he leído la “Reflexión” del 20 de agosto del presente año del Sr. Fidel Castro titulada “Derrota moral sin precedentes del imperio”.

En este artículo el columnista expresa que usted es abogado, y que ha estado batallando por la libertad de su hermano René, que sufre cruel e injusta prisión.

Me gustaría saber si esta información se ajusta a la verdad, en cuanto a la mención de su actividad a favor de René, quien fue sancionado a 15 años de privación de libertad en los Estados Unidos de América como agente del gobierno cubano no registrado y por la utilización de una identidad falsa.

Mi curiosidad por conocer este particular obedece, precisamente, a la contradicción que existe en la afirmación del Comandante con relación a la afirmación de la injusta prisión que sufre su hermano y la declaración que éste prestara en el proceso, y cito un párrafo del alegato de su hermano, el 14 de Diciembre del 2001: ....”y cuando me toca enfrentarme a mi sentencia me doy cuenta que yo, a diferencia de mis compañeros, ni siquiera tengo el derecho de considerarme una víctima. La forma en que me conduje se adapta perfectamente a la conducta que describen los estatutos de que se me acusa; si tuve que venir a juicio fue por solidaridad con mis hermanos...”

Es evidente que René González S. Reconoce su culpabilidad. Entonces, ¿por qué se dice que es inocente, contradiciendo su propio dicho?

Según lo expresado en su artículo titulado “¿Qué pasará en Atlanta el día 20?”, usted sabe bien que a las razones que se alegaron, con relación a la falta de evidencias, solo se referían a los cargos de conspiración para el asesinato (los pilotos asesinados el 24 de febrero 1996) y a la falta de evidencias para sancionar a Gerardo Hernández, Ramón Labanino y Antonio Guerrero por el delito de conspirar para espiar. Los más de otros 10 cargos que pesaban contra los cinco acusados habían sido admitidos por parte de sus defensores.

¿Cómo seguir diciendo entonces que ellos son inocentes?

Le pregunto a usted como abogado, ¿cómo es posible que al cuestionar la insuficiencia de evidencia para estos delitos no se diga nada, como si no existiesen, las declaraciones de otros cinco acusados que fueron sancionados entre penas de 3 y 7 años? Sabe usted muy bien, que me refiero a los agentes Joseph Santos y Amarilis Silverio, en cuyos testimonios ellos admiten que algunas de las misiones de la red incluían penetrar el Comando Sur, recopilar información sobre el movimiento de tropas y aviones y otras muchas informaciones más, que por razón de espacio no menciono.

Tampoco existen los agentes Nilo Hernández y su esposa Linda Hernández, ni Gerardo y Marisol Gari, cuyas declaraciones se referían a la obtención de información militar en territorio norteamericano.


Es el mismo silencio que se guarda sobre Ana Belén Montes, quien durante más de 15 años espió desde altas posiciones del gobierno de los E.U. para el gobierno cubano. Pero también se declaró culpable, como esos cinco nombrados anteriormente. Hoy todavia se desconoce el perjuicio ocasionado por esta espia a los Estados Unidos.

Silencio, como el que sufrió su propio hermano, y sus cuatro amigos, por casi 32 meses. En ese largo período de tiempo el gobierno cubano no dijo una sola palabra relacionada a la detención de este grupo de 10 personas, y no de 5.

¿Es usted abogado de Bufetes colectivos?, si no lo es, pregúntele a sus colegas sobre los centenares de cubanos que, a lo largo de toda la isla, cumplen hoy sentencias de más de 15 años en prisión por el delito de sacrificio de res y cuya única evidencia en sus juicios es la declaración del amigo que amarró la vaca mientras este daba el puntillazo.

Desgraciadamente, la apelación en el onceno Circuito de Atlanta y, en sentido general, el proceso seguido contra los “cinco”, demuestran que la derrota es para el sistema vigente en Cuba y no para el llamado “Imperio”. ¿Por qué? Porque se ha comprobado que en ese país “Imperialista”, o como queráis llamarles, se deja declarar a los acusados todo lo que consideren pertinente para su defensa, no importa que tengan ellas más de 10 hojas, como la presentada por su hermano o la presentada por Gerardo Hernández.

Pregúntele al abogado Rolando Jiménez Posada, quien cumple hoy una sentencia arbitraria de 12 años de privación de libertad, dictada en un juicio secreto, si pudo declarar. Puede también ir al Vedado, si no me cree, y preguntarle al Sr. Héctor Palacios Ruiz, sancionado en 1997, por un delito de Desacato, si pudo apenas comenzar su declaración. En ese “Imperio” los “Cinco”, que son Diez, han tenido ya tres vistas de apelación. En Cuba, esto no sucede. ¿Todavía no me cree?, puede preguntarle a Juan Francisco Monzón si se celebró la vista de apelación en su caso. Y si tampoco le es suficiente pregúntele de nuevo a Héctor Palacios si su apelación se llevó a efecto.

En ese “Imperio” los abogados confían en el sistema de justicia, incluso hasta los propios funcionarios del gobierno cubano, que gastan una millonada en este proceso, así como en otros realizados dentro de Estados Unidos.

Se ha preguntado usted alguna vez, ¿por qué en Cuba los opositores no se gastan un centavo en designar abogados, a pesar de las largas condenas a la que son sancionados?

Se ha preguntado ¿por qué estos opositores no recurren sus sentencias? Si quiere una buena respuesta puede usted ir a la Prisión del Guayabo en la Isla de la Juventud y preguntarle al colega Rolando Jiménez Posada por qué no recurrió la que se dictó en su contra.

¿No siente usted vergüenza ajena, Sr. González, cuando la Unión de Juristas de Cuba, y las autoridades gubernamentales, cuestionan la imparcialidad de las cortes norteamericanas?

Seamos franco senor Roberto Gonzalez. No cree usted que es una inmoralidad que la Union de Juristas de Cuba, la Sociedad cubana de Derecho Penal y los medios de prensa de la isla cuestionen el funcionamiento de la justicia en Estados unidos y jamas hayan cuestionado la justicia que se imparte en Cuba?.

Juicios secretos, juicios sumarios sin justificacion alguna, terminos procesales conculcados, miles de prisioneros alejados a centenares de kilometros de su residencia, prisioneros sin asistencia medica, leyes que coartan derechos y libertades fundamentales, jueces que literalmente espresan su parcialidad en las sentencias que dictan, asesinatos en las prisiones realizados por los propios carceleros (en la prision de kilo 8 Camaguey fueron asesinados tres reclusos por sus propios carceleros hace apena poco tiempo), y la prensa y demas instituciones guardan silencio. (y se atreven en las paginas de internet a invocar el pacto Internacional de Derechos Humanos y otras normas de Derecho Internacional, como lo hace el comité Estatal por la libertad de los “cinco”).

Le muestro solo un botón (de los miles de casos y muestras que pudiera enseñarle) sobre la “imparcialidad” de los tribunales cubanos.

Sentencia número 1, del 2007, del 9 de Enero, contra el abogado Rolando Jiménez Posada (sólo le transcribo aquí parte del Quinto Considerando de la sentencia): “…que para adecuar la medida de la sanción, valorando el alto grado de peligrosidad social de los hechos cometidos por el encartado, los móviles e intenciones perseguidas por este último, que atentaron contra la seguridad y protección de nuestro Estado revolucionario, la dignidad y el honor de nuestro líder y Comandante en Jefe Fidel Castro....”

Creo que la sentencia no merece otro comentario, ¿verdad? Es solo una pequeña prueba del grado de sumisión de los tribunales cubanos y de su evidente ausencia de imparcialidad.

En ese “Imperio” pueden participar en los juicios 70 ilustres abogados extranjeros y verter sus opiniones. ¿Conoce usted, Sr. González, que ilustres abogados extranjeros hayan participado alguna vez en los juicios contra opositores cubanos? Estoy seguro que no. ¡Se imagina usted por un momento cómo pudieran haber reaccionado, de haber participado, en los juicios sumarios efectuados contra 75 cubanos en la Primavera del 2003 al ver las evidencias que mostraban los fiscales para probar su pretensión punitiva! (viejas máquinas de escribir, declaración Universal de Derechos Humanos, discursos de Martín Luther King, folletos sobre la libertad y la democracia, libros con títulos como: “1984” o “Rebelión en la Granja”, “El proyecto Várela” , “Geografía estadounidense”, “Los Derechos Humanos y el legado de Martín Luther King”, “El poder de los sin poder”)

En cuanto al alegato de la defensa, en favor de la “defensa de necesidad”, creo realmente entra más fácil un camello por el ojo de una aguja que las cortes norteamericanas admitan esa eximente.

Creo sería más coherente y posible en Cuba la aplicación de esta eximente a los miles de cubanos que cumplen hoy condenas de prisión por robar para darle de comer a su familia.

La derrota Sr. González es nuestra no del “Imperio”.

Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Ramón Labanino, Fernando González y su hermano René no son Héroes, delinquieron en tierras extranjeras, además sienta desconfianza por este título honorífico cuando lo otorga el gobierno cubano, porque Héroes de batallas militares se convirtieron de la noche a la mañana en charlatanes; trayectorias con méritos para ser aceptadas como atenuantes, según el propio Código Penal, se convirtieron en agravantes y finalmente fueron fusilados.

Pero si hay héroes en Cuba, están muy cerca de usted. Puede ir algún domingo en la mañana por la Quinta avenida y, cuando vea hermosas y bellas mujeres, vestidas de blanco, con una flor en sus manos, esas son las esposas, madres y hermanas de nuestros héroes.

Juan Escandell Ramírez, abogado, miembro de la Corriente Agramontista, y del Comité por la libertad de Rolando Jiménez Posada.

Posdata: Cuando su hermano René era un agente dentro de Hermanos al rescate, en febrero de 1996, yo era uno de los 150 que en Cuba fuimos detenidos en esa fecha. ¿No cree usted que esto fue otro crimen? Por supuesto, no fue su hermano el responsable de ello, sino el gobierno para quien él espiaba.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com