cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 30-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
MIRAR AL FUTURO
17-08-2007, Oscar Espinosa Chepe

Hoy, cuando en Cuba se habla de posibles transformaciones económicas, aún no especificadas, resulta imprescindible considerar también el indispensable debate interno, sin exclusiones, sobre la gravedad de la situación nacional y las medidas a aplicar para salir de la crisis.

Cuando alguien enferma, y es el caso de la sociedad cubana, es insoslayable alcanzar un diagnóstico real para diseñar las medidas efectivas a tomar. En el caso de Cuba, deberá realizarse de forma respetuosa, responsable y civilizada, con la participación activa de todas las personas de buena voluntad, incluidos los compatriotas residentes en el extranjero. Los cambios que urgentemente necesita el país no pueden aplicarse impensadamente. La gravedad del paciente no admite nuevos errores.

A la vez, la nación cubana en modo alguno está preparada para cambios bruscos, que puedan desembocar en un proceso de inestabilidad social, del cual todos saldríamos perdedores. En esta etapa, las puertas del debate deben estar abiertas a todos los cubanos, sin exclusiones por motivos ideológicos o de otro tipo, que tanto daño han causado al espíritu nacional en el pasado. Es más que evidente que los odios prevalecientes durante tantos años, y viejos conceptos absolutamente desfasados, constituyen obstáculos que deberán ser superados.

Por otra parte, no existe contradicción entre el diálogo abierto a todos los cubanos y la negociación, sobre bases de respeto mutuo, con el exterior, fundamentalmente con Europa y Estados Unidos. El paulatino relajamiento de las tensiones con el gran vecino del norte ayudaría a eliminar, poco a poco, las absurdas políticas seguidas respecto a Cuba; adicionalmente, aportaría una contribución muy importante al fortalecimiento del diálogo interno, así como a la profundización y el desarrollo de las transformaciones estructurales urgentemente necesarias.

Al mismo tiempo, el inicio del diálogo interno acrecentaría el crédito de Cuba a nivel internacional y haría más difícil mantener contraproducentes políticas de aislamiento, únicamente útiles para servir de coartadas y fortalecer las posiciones de los sectores más duros e intransigentes. Podría ayudar en tal sentido, la inmediata liberación de los presos de conciencia y políticos pacíficos que luego de las palabras del General Raúl Castro el 26 de Julio pasado, más que nunca, constituyen una aberración jurídica que debe repararse. A este proceso de entendimiento podría apoyar de forma sustantiva la suscripción de todos los documentos internacionales de derechos humanos, abrumadoramente suscritos por la mayoría de las naciones, entre ellas algunas que avanzan en la senda de las reformas económicas, como China y Viet Nam.

Désele vía libre al entendimiento entre los cubanos, sin prejuicios ni odios. Debe mirarse hacia el futuro, como han hecho otros pueblos, que incluso pasaron por situaciones mucho más terribles, por ejemplo Sudáfrica y España. La grandeza política no está en el resentimiento y siempre mirar hacia el pasado, sino en construir un país próspero y feliz para las nuevas generaciones. Existen condiciones para ello. Los cubanos somos merecedores de ese destino.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com