cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 28-05-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Mensaje al rey de España de un argentino conmovido.
06-08-2007, Ernesto Poblet

El vislumbre de un error –seguramente involuntario y obedeciendo a causales de desinformación- ha llevado a la familia real española a causar preocupación en la ciudadanía argentina. Antes de las cuarenta y ocho horas de la mal proclamada candidatura a la presidencia de la nación de la esposa del presidente Néstor Kirchner nos enteramos de la invitación especial de los reyes y otros actos protocolares del Estado español que asigna una inusual relevancia para una persona que sólo integra el Senado de la Nación y al mismo tiempo posee el título de Primera Dama otorgado tan sólo por la cortesía costumbrista de los distintos países. Una norma vigente de la República Argentina -que lamentablemente no se acata ni se cumple- prohíbe las campañas electorales antes de los sesenta días de la fecha de las elecciones. El acto unilateral del presidente nombrando candidata a su esposa violó varios códigos, entre otros proclamó y lanzó formalmente la candidatura antes de la fecha correspondiente. Por su parte se mantuvo el presidente en campaña electoral desde que comenzó el mandato más de cuatro años atrás. Hasta se lo oyó alardear en público de esa y otras transgresiones. Ha sido su costumbre infringir sistemáticamente las normas jurídicas y las reglas éticas lo cual no deroga ni deja sin efecto el imperio de las mismas. No sólo estos fundamentos dan pie para calificar la “mal proclamada” candidatura.

Pocos días atrás nos enteramos los argentinos por vía de una comunicación a la prensa efectuada por el Jefe de Gabinete de Ministros de una noticia transmitida por la Agencia Telam –perteneciente al gobierno federal- donde se da a conocer la designación de la candidatura presidencial de la cónyuge del actual mandatario, la senadora Cristina Fernández de Kirchner.

Envician esta decisión los siguientes “defectos”: 1. El Presidente lo decidió unilateralmente y dio a conocer el acto como un hecho consumado. 2. No consultó órganos partidarios y lo hizo en nombre de un “Frente para la Victoria” no inscripto ni registrado como partido político ni constituído con cuerpos orgánicos. 3. El Partido Justicialista se encuentra intervenido por la Justicia desde varios años atrás sin razón alguna que lo justifique y también sin contar con cuerpos orgánicos por voluntad manifiesta del propio primer magistrado. 4. Los actos de campaña por la candidata se iniciaron en el Teatro Argentino de la ciudad de La Plata utilizando recursos del Estado de los cuales no se rinde cuenta. 5. La candidata del Presidente Kirchner viene realizando viajes internacionales enmarcados ostensiblemente en una campaña electoral. 6. Los viajes mencionados despliegan un cuantioso gasto público y conllevan la novedad de mantener al servicio de la senadora al propio canciller de la nación y un numeroso séquito de altos funcionarios. 7. Las alocuciones de la candidata se difunden por todos los medios televisivos, radiales y gráficos -estatales y privados- no brindandose a otros posibles y manifiestos candidatos las mismas oportunidades. 8. Prácticamente ni un solo día desde la asunción de su mandato el presidente Kirchner dejó de utilizar los medios de comunicación del Estado para sus discursos de alto voltaje electoralista y político. 9. El presidente Kirchner propició y logró del Congreso Nacional la derogación de la ley que obligaba a realizar elecciones internas en los partidos políticos –simultáneas y abiertas- para la elección de los candidatos. 10. Ha sido costumbre en el país decidir las candidaturas por medio de comicios internos o al menos por la decisión solemne de los congresos partidarios que representan a los afiliados. 11. El actual interventor judicial del Partido Justicialista ha dado muestras públicas de su tendencia a favor de la facción del gobierno y de una insólita obediencia a todos los dicterios del presidente Kirchner y sus seguidores de confianza. 12. La jueza federal a cargo de la intervención al Partido Justicialista -quien designara al funcionario interventor- ha dado muestras ostensibles de alineamiento y sumisión ante el Poder Ejecutivo Nacional. 13: El Consejo de la Magistratura –órgano institucional con jurisdicción superior sobre los componentes del Poder Judicial- ha sido manipulado en su integración por la mayoría oficialista del Congreso Nacional. 14. El “nuevo” Consejo de la Magistratura es controlado abiertamente por delegados del Poder Ejecutivo y demás representantes políticos que responden ciegamente al Presidente de la Nación. 15. El procedimiento de reforma legislativa de la ley reguladora del mencionado Consejo ha sido conducido y operado por la presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado -la señora Cristina Fernández de Kirchner- cuyas sesiones fueron propaladas por los principales canales de televisión y el país entero pudo asistir azorado a los argumentos utilizados para otorgarle innegable predominio al Poder Ejecutivo Nacional.

El pueblo español –a su vez el italiano- serían los más indicados para desmentir una de las falacias más descabelladas dicha por la senadora candidata en su discurso inaugural y protagónico siendo única oradora. Conocida es la historia de la Argentina próspera que emergió para asombro del mundo desde la presidencia de Sarmiento (1868) hasta las primeras décadas del siglo XX. Con un típico lenguaje de dirigente estudiantil calificó la senadora este período de: “…un modelo de acumulación basado en el sector agroexportador, que quiso ser el granero del mundo y que por lo tanto no generó empleo y se desplomó en la crisis del treinta”. Este sofisma podría tomar desprevenidos a los jóvenes argentinos, a quienes les han falseado la historia. Pero jamás podrán engañar a los pueblos de España e Italia que contribuyeron con una emigración hacia la República Argentina en cifras que superan los seis millones de personas. Estos masivos contingentes de seres humanos inmediatamente accedieron a las fuentes de trabajo y empleo que se generaron en aquella inolvidable época de nuestra nación donde no se conocían la burocracia estatal, ni la fuerte presión tributaria, ni las pesadas cargas laborales, ni las regulaciones dirigistas, ni el centralismo exacerbado que hoy destruye el federalismo de su inmenso territorio, ni los subsidios degradantes otorgados a las empresas de servicios públicos y a ciertas industrias privilegiadas por el poder, sistemas actualmente aplicados con abuso, destacándose por su proclividad a la corrupción estructural.

Conocen muy bien los españoles cómo el actual régimen imperante en la Argentina los hizo “parir” a los inversores que asistieron a nuestro país con sus actividades productivas y de servicios. Muchos de ellos se han ido o se están yendo de esta Argentina autista, conducida actualmente como inseparable camarada de Chávez y de Castro.

Por datos recientes -emanados de la Fundación Atlas 1853- el gobierno de Kirchner exacciona a la población con un distorsivo impuesto al cheque e insólitas retenciones a las exportaciones, recaudando en 2006 una suma cercana a los nueve mil millones de dólares, cifra casi equivalente al tan anunciado y elíptico superavit fiscal. Sin estas brutales gabelas perniciosas el déficit sería el mismo de la demonizada década del noventa. El crecimiento económico de la Argentina de los últimos años se debe a dos factores, uno endógeno que apareció gracias a la acción de miles de productores de soja transgénica que exportaron al mundo por más de veinte mil millones de dólares desde 1996 hasta 2006 y el factor exógeno que no es otro que la incidencia internacional de la China y la India. Estos dos países aumentaron inusitadamente el mercado alimentario del mundo beneficiando especialmente a la Argentina por su producción de alimentos y otros commodities.

Elogió y endiosó la señora candidata a su esposo presidente por la generosidad de su nombramiento. Obvió referencia alguna al clima de violencia insufribe e inseguridad alarmante que padece la Argentina de estos momentos. Tampoco dedicó una sola palabra a la inflación que nos coloca segundos en la región después de la Venezuela chavista. Menos aún hizo referencia al desembarco e intervención del Poder Ejecutivo Nacional ante el Instituto Nacional de Estadística y Censo (INDEC) acto administrativo que restó la escuálida credibilidad de la administración del país con respecto a la información de los parámetros económicos. El Secretario de Comercio Interior manipula abiertamente el Indice de Precios al Consumidor (IPC) con procedimientos violentos, extorsivos y de pública prepotencia. Los argentinos son bombardeados con falsa información acerca de las tasas de inflación no compatibles con la realidad cruda que se encuentra en las cajas de los supermercados.

 

La población padece los extremos de la inseguridad pública, la violencia sádica de la delincuencia, el pánico a otro proceso inflacionario que ya anunció su presente. Una crisis energética inaudita se destapó debido a la falta de inversiones de ese capital vapuleado, perseguido y desbaratado por las políticas demagógicas. La anomia ha pasado a regir (sin ironía) en todos los ámbitos de la vida institucional de la Argentina signada por los piquetes, las protestas, los scraches, las asambleas caóticas y la prepotencia gremial.

Públicamente le asignó a su esposo la señora senadora una popularidad del 70% basada en datos de encuestadoras amigas del poder. La realidad de las urnas en una reciente elección en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires permitió ganar por el 60% al candidato opositor contra el 39% del frente patrocinado ostensiblemente por el Presidente Kirchner. En ninguno de los barrios -desde el más opulento hasta el más modesto- logró triunfar el oficialismo. La misma “compulsa” de urnas otorgó el triunfo a la oposición en las provincias de Misiones, Neuquén, Tierra del Fuego, etc.

La evolución institucional del Reino de España ha sido para los argentinos un ejemplo a seguir para superar reyertas domésticas y adoptar un rumbo seguro hacia el desarrollo. Perturban nuestra nación ciertas controversias interiores que se han transformado en “heridas que no cierran y sangran todavía…” tal cual reza una letra de tango. No obstante los lazos culturales que nos unen a España, el Rey Juan Carlos de Borbón no ostenta potestades arbitrales ni mucho menos jurisdiccionales con respecto a la nación argentina. La “facilitación” de un diálogo con el Uruguay es un simple compromiso pactado expresamente y que indica el prestigio y credibilidad de esa genuína majestad moral que don Juan Carlos ha ganado entre nosotros. No se encuentran indicios de rechazo alguno –en la comunidad de los argentinos- contra la personalidad mesurada, simpática y pletórica de nobles antecedentes de este monarca que tan magistralmente ha salvado a su patria de crisis gravísimas. Recordamos especialmente la inolvidable valentía y el coraje demostrados en el caso de la rebelión del coronel Tejero.

Este sencillo mensaje desearía hacerle conocer al Rey Juan Carlos 1º de España. Admiramos con profundo afecto a Su Majestad. Pensamos que no deberían existir privilegios para determinada candidatura de un origen harto cuestionable.

*Historiador y Profesor de Derecho Internacional Público


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com