cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 29-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Pueblo de emigrantes, malos gobernantes (I)
29-07-2007, Juan Carlos Linares Balmaseda

La migración cubana hacia los Estados Unidos de América posee múltiples temáticas discordantes; las que debieran confrontarse entre todas las posiciones en conflicto y no exclusivamente a nivel de gobiernos. Una primera impugnación debería ser: ¿Por qué no hay en Cuba entidad pública facultada para informar sobre los miles de desaparecidos en el mar, victimas de la emigración ilegal?

Valga recordar que el otorgamiento a cubanos de 20 000 visas como mínimo, por parte de la Sección Consular de Washington en La Habana, es tan solo uno de los Acuerdos migratorios concertados en 1994, tras el último éxodo masivo denominado “Maleconazo” o “Crisis de los balseros”, cuando más de treinta y dos mil balseros en fuga, remaron para el norte. Desde entonces, y antes, el Gobierno de Cuba, sugestiona al norteamericano con el viejo espantajo del éxodo masivo. Y de paso, vierte sobre el vecino norteño toda la culpa de la frustración social que embarga a los cubanos en la isla. A pesar de ello el gobierno estadounidense dispuso, años después, que otro éxodo se considerará una provocación.

El programa de Refugiados Políticos es otro entrecomillado acuerdo, debido a la sensibilidad que genera en un segmento de la población cubana. Un sinnúmero de personas emigran mediante este programa. En la actualidad una cifra superior y creciente de solicitudes esperan por alguna de las dos entrevistas reglamentarias. En Internet la página: U.S. REFUGEE ADMISSIONS PROGRAM, informa, “sólo en inglés”, sobre las características del programa. En el presente va por el número de CU 50 000.

Miguel y Alexander fueron presos políticos y aspiran al refugio. Ambos esperan con desasosiego, al extremo de que consideran manifestar su descontento frente al anexo de refugiado.

Miguel comenta: “Estoy harto de las discriminaciones políticas y económicas del régimen cubano. Pero tampoco quiero ser otro (preso político) más de los que cumplen largas condenas”.

Alexander señala: “Llevo esperando por la primera entrevista casi dos años. Me acogí a este programa porque tengo una hija, una esposa y una vida a la que aspiro darle un sentido humano”. Luego fue más allá en la especulación: “Yo estoy seguro de que allí dentro (en el anexo de refugiados) existe corrupción, porque donde quiera que hay cubanos trabajando hay inventos y relajos. Si esto sigue así, es mejor que cierren el programa”.

Una opinión diferente tiene un activista de derechos humanos de larga trayectoria que prefirió el anonimato: “No creo que hayan grandes irregularidades con el Programa de Refugiados. Sencillamente la lista es muy extensa y son pocos funcionarios. Hay que investigar y estudiar todas las evidencias aportadas por cada uno de los que aplican. Es cuestión de tiempo. Visar a todos los cubanos que quieren emigrar de Cuba es imposible. Este es un programa internacional y humanitario que debe perdurar. Está amparado, además, por la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y de acuerdo a esa Declaración la mayoría de los cubanos mereceríamos un refugio.”

Otro punto en conflicto es el orden de prioridad. Los activistas que han cumplido condenas políticas exigen ser los primeros. Los activistas simples quieren estar delante de los que no son tan reconocidos. Los activistas poco reconocidos prefieren el orden de llegada, de la solicitud. “Lo que no entiendo es que haya aquí una lista de fallos”, increpa un solicitante en el exterior del anexo de refugiados.

Con otro prisma analiza esta problemática Gerardo, presidente de un partido opositor. Él plantea que perfilar una política contra “la tiranía de Fidel Castro”, sustentada por opositores que buscan avales para crearse un historial de perseguido, muchas veces inventándose o exagerándose evidencias, consolida y alarga nuestra desgracia: “Esos que se dicen opositores y van a llorar una visa allí, para irse y resolver su situación personal, deberían mirar hacia adentro de Cuba y exigir sus derechos frente a Villa Marista (cuartel de la Seguridad del Estado). Deberían mirar para hombres como Oscar Elías Biscet. O aprender del fallecido Miguel Valdés Tamayo, un hombre que sí merecía refugio, un preso político que estaba herido de muerte por una enfermedad cardiaca, y aún así el gobierno le negó el permiso de salida, al final murió aquí, igual que un gladiador romano: enfrentándose a la fiera, hasta que esta lo devoró”.

La pregunta: ¿perjudicará a la causa por la democracia que los norteamericanos limitasen a una cantidad mínima de refugiados, igual que los países europeos? Unos entrevistados respondieron afirmando. Otros negaron, pues por el contrario, se fortalecería.
Un bibliotecario que hasta hace pocos días exteriorizaba su actitud beligerante contra el gobierno, una vez que ganó la visa de refugio desmanteló su biblioteca para “estarse tranquilo”, según sus propias palabras. “Ahora esperaré a que el departamento de emigración (perteneciente al Ministerio del Interior de Cuba) me entregue la tarjeta blanca (Permiso de Salida). AL inquirirle que si Emigración le retuviese el Permiso de Salida protestaría, contestó: “Eso nunca. Lo demorarían más”.

Existen cuantiosos argumentos de los que una vez denegados denigran de los diferentes programas, y llegan a acusar a funcionarios hasta de conductas racistas. En otras ocasiones el bajo nivel intelectual limita los argumentos de los que solicitan, poniéndolos en desventajas con relación a otros más sagaces y con menos méritos.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com