cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 27-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Alabanzas
21-07-2007, Yosvani Anzardo Hernández

Alguien me llamó por teléfono y me dijo: “escucha lo que te voy a leer”. La sesión de lectura duró unos cinco minutos y al final agregó que lo que acababa de leer era una muestra de literatura postmodernista.

A mí que me jodan, pero eso sin dudas fue sexo telefónico, donde una mujer intenta excitar a una estatua, por suerte no duró mucho tiempo y es que de piedra ciertamente no soy, aunque tanta locura e inconexión me resulta desconcertante.

Tampoco sé si existe una literatura postmoderna en la que el sexo se convierte en un disparate, lo que si sé, es que dedo introducido por el ano es un tacto rectal según los médicos, y que ese nombre varía en dependencia de la variación de los niveles de satisfacción, y aunque en el breve relato nada se dijo acerca de estas prácticas invasoras, al final tuve la sensación de que pretendieron hacerme un tacto rectal telefónico, muy considerado de su parte, digo yo, sobre todo si tenemos en cuenta que de esa forma determiné que no padezco de hemorroides virtuales.

En verdad no creo que alguien pueda entender cosas como esas y no me refiero al susodicho arte postmodernista del que por demás conozco tan poco que ha Maiakovski le daría risa, sino a la muestra que acabo de escuchar ¡y de cualquier forma!, prefiero la autonomía de la literatura.

Ciertamente, las personas que terminan su vida en suicidio a pesar de considerarlo públicamente deshonroso merecen mi considerado rechazo, no por el acto en sí, sino por haberlo criticado en otros, y es que lo que se dice no debe estar en contradicción con lo que se piensa.

No digo nada de las personas que acuden a esa salida por impotencia, por mi parte ¡Juro! por la bolsa del canguro, que si un día me siento impotente me suicidaré con el arma de un policía y en esto la teoría de las probabilidades me asiste, máxime si observamos lo nerviosos que están los gendarmes últimamente.

El hecho de que sólo ahora haya decidido escribir demuestra que no puede ser de otra forma, o sea, nunca podré ser como Maiakovski, en primer lugar porque no tengo el talento artístico para serlo y en segundo lugar porque no tengo el talento personal para engañarme hasta poco antes de la muerte, y podrá ser especulación, pero creo que el valioso artista murió sereno y desengañado, ¡no señores, no!.

Me niego a cantar loas, no importa si alguien las merece, sólo sé que yo, no merezco tales presiones para ganar loas, que por demás tampoco quiero. Mis letras no tienen géneros y es que son hijas bastardas de la necesidad y las circunstancias, por eso tampoco requieren de clasificaciones y denominaciones teóricas y van a desaparecer un día pues tampoco son mi prioridad, y entre la pluma y la espada, sólo acepto la primera cuando la segunda es inapropiada y no es precisamente por sus funciones sino por el tamaño. El problema es que en combate cuerpo a cuerpo las armas largas no sirven, y hasta aquí llego que no quiero ser ni más claro ni más enrevesado y en uno de los dos errores, siempre se está a punto de caer. Salud, salud y salud que belleza sobra, lo aseguro yo.

Agencia de prensa Jóvenes sin Censura


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com