cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 28-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
La violencia se llama socialismo

24-06-2007, Alejandro A. Tagliavin

Tiempo atrás recuerdo el comentario que me enviara un lector socialista rechazándome un escrito donde demostraba las actitudes violentas de los gobiernos de izquierda. La verdad es que, más allá de las intenciones, el socialismo no solo es violento sino que también intenta “lavar” los cerebros.

En un mercado natural, los “conflictos” se resuelven pacíficamente. Por ejemplo, si falta trigo, el precio sube hasta el punto que salen más sembradores para satisfacer de forma serena la demanda. En el socialismo, en cambio, se obliga -por la vía de la violencia- a los productores a sembrar más o les confiscan “las tierras ociosas”.

En esta Latinoamérica socialista, donde el Estado pretende intervenirlo todo con su fuerza policial, choca, primero, con la prensa libre. Así, la presidente chilena Michelle Bachelet desconfía de los medios, mientras que, en Brasil, Lula los trata irónicamente, aparte de intentar crear el Consejo Federal de Periodismo para “orientarlos y disciplinarlos”. En Uruguay, su Presidente llegó a difundir en 2006, una lista negra de medios “opositores”. Mientras Néstor Kirchner usa discrecionalmente la publicidad oficial frente a la prensa argentina.

Para el boliviano Evo Morales, los dueños de los medios de comunicación son el “principal enemigo” a los que quiere contrarrestar con la creación de una red de radios comunitarias en todo el país financiada por su par venezolano con mil 500 millones de dólares. También esos medios de información son “el mayor enemigo” del ecuatoriano Rafael Correa, quien revisará las concesiones de radio y televisión en las que, supuestamente, hay mucha corrupción.

Más para evitar la corrupción y el abuso de poder, precisamente, se debería retirar el poder estatal (la eterna y corrupta arbitrariedad burocrática) sobre el mercado. Dejarlo de manera tal que cualquier ciudadano pueda abrir un medio sin tener que pedirle autorización a nadie. Esto es democracia, esto es “cultura popular”.

Quien más crudamente demuestra la violencia del socialismo es Hugo Chávez, que envió tropas militares invasoras para asegurarse de que la única cadena televisora opositora de señal abierta y alcance nacional -RCTV-, quedara reemplazada por el nuevo Canal 2, la televisora “TVes” estatal.

Desde ahora 10 de las 12 señales con cobertura en todo el país están bajo control directo o indirecto de Chávez. Más del 85% del espectro televisivo venezolano, y un porcentaje alto también en los medios radiales y escritos. En 1998 allí el gobierno solo controlaba una estación de televisión, dos de radio y ningún periódico impreso.

Pero no debería extrañar este violento intento de “lavado de cerebro”. Todo empieza mucho antes, desde que se da por sentado que el Estado debe imponer coactivamente “la educación”. Es decir, obligar a pagar impuestos por darles “enseñanza gratuita” a los pobres y autorizar “planes de estudio”, los cuales no son más que “programas oficiales” aprobados por la ideología imperante.

Nada, pues, es gratuito. La educación del Estado suele pagarse por vía impositiva; una carga que se traslada hacia abajo -los empresarios aumentan los precios o bajan los salarios-, para recaer sobre quienes tienen menos recursos, con lo cual acaban por pagar la educación de los más acomodados.

Aunque el sistema de educación estatal era casi inexistente en la Inglaterra de 1830, ya casi tres cuartos de la población sabía leer y escribir: “...la proporción de la renta nacional de Gran Bretaña dedicada a la educación de niños menores de 11 años fue de alrededor del 0.8% en 1833, antes de la educación obligatoria y ‘gratuita’. Esta proporción supera la de la mayor parte del siglo XX”, según E. G. West.

*El autor es miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California. Analista político argentino. Cortesía de la Fundación Atlas 1853


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com