cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 30-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Lo que trajo el socialismo a Cuba*
24-06-2007, Diversent Cámbara, Laritza

El estado cubano, después de declarar su carácter socialista, sustituyó la propiedad privada sobre los medios de producción por la propiedad social o estatal. Debía asegurar a los ciudadanos la satisfacción de sus necesidades mediante la redistribución equitativa de la riqueza nacional.

Para el logro de tan utópicos fines se proclamó constitucionalmente administrador de los bienes que conforman la mal llamada "propiedad socialista estatal de todo el pueblo" (artículo 15 y 17). Estableció un conjunto de prohibiciones de carácter penal que impedían a la población realizar actividades económicas relacionadas con la producción, el comercio y la prestación de servicios.

La situación económica de los primeros 28 años de la revolución estuvo marcada por la integración del país al Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME). Significaron casi tres décadas de dependencia económica.

Fueron tiempos en que "se derrochó", según las palabras de Castro. Época que "jamás regresará", como advirtió después. Sin embargo, en esos años la población disfrutó de un cierto grado de satisfacción de sus necesidades.

La relativa homogeneidad de ese periodo se vio afectada por los cambios ocurridos a nivel internacional a finales de los 80 y principio de los 90. Con la desaparición del campo socialista y la extinción de la URSS el país cayó en una aguda crisis económica, de la cual no hemos salido.

Se puso en tela de juicio la viabilidad del sistema socialista en la isla y se demostró la incapacidad del gobierno para mantenerse por sí solo, lo que obligó a recurrir a técnicas neoliberales que le permitieran reactivar la economía y evitar una explosión social que pusiera fin al régimen.

De todas las medidas liberalizadoras, la que más trascendencia tuvo fue la introducción en la economía de un sector que actuaba y generaba relaciones de tipo capitalista. Se impuso una modificación del sistema socialista diseñado por la Constitución de la República, mediante la reforma de 1992. Antes la propiedad estatal era intransmisible a una persona natural. Después de la reforma ya existía excepcionalmente esta posibilidad, reconociéndose tácitamente la propiedad privada en el artículo15 de la Constitución.

Sin embargo, esta reforma constitucional, lejos de salvar el profundo y negro abismo que existía entre nuestra realidad y la carta magna, agudizó y acentuó las contradicciones esenciales de nuestra sociedad.

Como consecuencia, se desarrollaron graves enfermedades sociales como la prostitución, la delincuencia y la corrupción que hoy se han convertido en medios imprescindibles de subsistencia. El resultado de todo esto es que el pueblo de Cuba vive hoy al margen de las regulaciones legales y de las relaciones estatales. Se ha tolerado e incluso aceptado como normales estos males que han corrompido a nuestro país.

El único propósito de la reforma del 92 fue legalizar y dar seguridad jurídica a los negocios y propiedades de los inversionistas extranjeros. Actualmente, son los privilegiados del quehacer económico, conjuntamente con el estado, posibilidad vedada para los nacionales, residentes o no en el país. Esta apertura se contempla en la Ley No. 77, de inversión extranjera, que desarrolla el precitado artículo constitucional y permite su aplicación práctica. A la vez que se troncha la iniciativa económica a los cubanos.

Es lo que trajo el socialismo a Cuba: discriminación económica en contra de los ciudadanos cubanos. Sólo tiene un objetivo: evitar a toda costa que surja en el país un sector económicamente dominante que desplace a los viejos ricos (los dirigentes).

Son ellos los que mediante fórmulas de endurecimiento político enajenan al pueblo de un papel protagónico en la formación y desarrollo de su destino. Para nada les interesa satisfacer nuestras necesidades. Sólo les importa ejercer, concentrar y controlar el poder absoluto del estado, indefinidamente.

*Diseminado por Cubanet


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com