cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 28-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Amor seguro
08-06-2007, Yosvani Anzardo Hernández

Los equívocos, al decir, son propios del lenguaje irreverente, y eso pasa, porque una vez Orlando, el entrenador de pelota del pueblo, anduvo con problemas en el nervio ciático y todos decían que fue de una “mal cogía”, ¡OH!, el hombre se puso que bufaba cuando un boliviano gay se le acercó y muy comprensivo le confesó que su primera vez también había sido traumática.

Bueno... ¡pa’ qué te cuento!, el hombre ya no quiere jugar pelota y la psicología popular dice ahora, que lesionarse así no es de hombre, pa’ colmo a el boliviano ya no le gusta el football y dice sentirse bien sólo con el bate en la mano y al lado de su entrenador, que además no se puede negar porque es su trabajo y porque a fin de cuentas un extranjero es un extranjero. Por eso hay que cuidar las palabras.

Hace poco me reuní con el alto mando de chismes por contar, una ONG creada de forma espontánea y cuyo objetivo es rescatar la historia de las historias perdidas, sean estas agradables o no, de un pueblo tan lleno de bretes como vacía está la cabeza de los que creyeron que la historia podía reeditarse pensando en que pertenece a quien la escribe y no a quienes la hacen.

Verdad es que algunos de los miembros están un poco pasados de tiempo, pero no importa, el buen vino es el añejo. Y precisamente cuando decía esto me interrumpió Carlos, que está medio sordo, diciendo:

–A mi me gusta tinto, amontillado, y semi dulce, la cosecha te la dejo a ti.

–Nadie te ha ofrecido vino –le contestó Mulet.

Y a partir de aquí los dejaré hablar a ellos:

Amador: Yo propongo se compile toda la historia de los bayúes y los bares de San Germán, que tanto honor y gloria le dieron a este pueblo, para que las nuevas generaciones aprendan que las putas también se organizan y que no tienen que andar como perras en celo por las calles, con el debido respeto a las perras, ¡claro!

Carlos: Yo estoy de acuerdo con Amador. Hay que escribir la historia de los autobuses, pero no entiendo que tienen que ver las monedas chiquitas que les llamaban perras con todo esto.

Concha: Se debe relatar la vida social, los bailes, las tertulias, conciertos y sobre todo la situación económica de la gente en ese tiempo, que no era tan mala como ahora se dice.

Carlos: Por favor Concha, habla un poco más despacio que me perdí en lo de la posición astronómica de la mente en el tiempo. ¡Hombre, que estoy de acuerdo con que no era tan mala como ahora se dice!

Almaguer: Señores yo creo que nuestra encomienda no debe olvidar a la p arte rural y debemos recrear la vida de los guajiros a los que tanto le debe este pueblo.

Carlos: ¡Carajo, Almaguer!, sin faltar al respeto que eso de que lo nuestro es comer mierda, y que debemos procrear y pal’ carijo con el pueblo no, porque tu consigues... viagra. Pero... ¿que hay del resto de nosotros? y a Concha ya no la preña ni el burro de Mayabe. Por cierto que dicen que murió de cirrosis hepática, por lo que hubiese hecho buena pareja contigo Conchita que te gusta tanto empinar el codo”.

Concha: Con el permiso de los presentes procederé a romperle la cabeza al señor Carlos por sordo, fresco y mal hablado.

Carlos: Gracias, gracias señora mía, pero no tienes que pararte, ni ponerte tan roja. Tampoco tienes que hablar tan alto que no estoy sordo y entendí perfectamente cuando dijiste que por enfermizo me darás un presente y eso de que procuraré ponerle en la cabeza al mayor Carlos por gordo, un fleco y machacarlo, déjeme decirle que la cabeza a la que usted se refiere con tanto ardor no necesita de nada de eso, pues yo con PPG resuelvo, por lo que ahórrese sus brujerías, ¡ah!, y que quede claro que nuestro objetivo aquí es ayudar y no estorbar como hacen algunos viejos chochos y verdes, he dicho

Como ven mi tarea al lidiar con los antiguos no es fácil, pero eso sí, se aprende mucho, sobre todo cuando duele en la voz el silencio de un tiempo pasado, duele en las manos el espacio que no podemos tocar, duele en la mirada nublada de seres de este mundo con corazones de otro, duele en los pasos lentos, duele y de esa forma castiga a los brazos cruzados en un tiempo de puños en alto, cuando todo debe ser sin más, amor seguro.

*Diseminado por Payo Libre


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com