cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 30-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Amor por cuenta propia
03-06-2007, Juan González Febles

Parejas jóvenes y no tan jóvenes de ambos sexos, tomaron las calles. No se trata de una protesta política o de cualquier otra índole. Sólo se hace el amor. Yaciendo o de pie, amor vertical y horizontal. Se copula en plena vía pública o a la vista de todos en azoteas y balcones.

Este vouyerismo colectivo no es un fenómeno que se circunscriba a la capital. Sucede que La Habana, como dice la añosa guaracha, marca el compás y El Cerro tiene la llave.

En Cuba no existen nidos para el amor transitorio. Luego del paso de los últimos ciclones, cerraron sus puertas los moteles dedicados a estos fines. Alguien tomó la decisión de convertirlos en albergues familiares para personas sin casa o los "sin tierra", como también se les llama.

Esos establecimientos, también llamados albergues o posadas, estaban consagrados para dirimir episodios galantes efímeros. Formaron parte del folklore y de los mejores recuerdos de muchos habaneros y habaneras.

Son el recuerdo de otra época. Cuando sobraban tiempo y expectativas para romancear y hacer el amor. Algunos comentan que todo se acabó, cuando se acabó el querer. Hoy la vida obliga a copular, como y donde se puede. Quizás por esto Cuba envejece. La gente se cuida de la descendencia no deseada, pero amarse se impone: "No hay más ná".

Los nidos para el amor de ocasión o para la ocasión del amor, se desplazaron a monumentos, paradas de ómnibus, parques y otros oscuros sitios. También a oficinas e incluso a cementerios. Jóvenes desaprensivos y necesitados, han habilitado panteones anónimos y carentes de celebridad, como nidos emergentes para urgencias eróticas diurnas.

Una ciudad con una crónica y no resuelta situación de falta de viviendas, arrastra lastres. Estos crean combinaciones de problemas que como reza la canción "se agolpan unos con otros y por eso no nos matan". Copular es uno de ellos.

Desde un edificio de Centro Habana, lo suficientemente alto para señorear la calle Belascoaín, un buen amigo con un telescopio clandestino ve las parejas hacer el amor en las azoteas situadas en niveles más bajos.

El primero o el último monumento a los presidentes, en la avenida consagrada a éstos en el Vedado, se llenan con la complicidad de la noche y la falta de alumbrado, de parejas jóvenes que se aman. Entre ellas, las hay ortodoxamente heterosexuales, pero no faltan travestis y gays en la historia.

El monumento se encuentra en la confluencia de la calle G y la calle 29. Está en el centro y es uno de los más bellos conjuntos arquitectónicos de la capital. Se consagró a José Miguel Gómez, el presidente liberal. El famoso Tiburón, predecesor del Egregio, del Hombre y del hoy maltrecho Caballo.

Por supuesto, en esto como en todo, la igualdad es relativa. Entre el catálogo de soluciones a esta problemática están los particulares que alquilan habitaciones, sin tributar para ello al exigente fisco cubano. Las tarifas oscilan entre los 60 y los 100 pesos por tres horas. El servicio incluye de forma regular, ¡aire acondicionado, agua, sabanas y toallas limpias!

Los extranjeros, por supuesto no tienen mayores dificultades, para ellos, vale aquello expresado por el poeta Nicolás Guillén, ellos tienen lo que nosotros teníamos que tener y nos quitaron.

Otros que transitan por el carril de Guillén son los miembros de la nomenclatura y los militares de cierta graduación. Esos también tienen lo que teníamos que tener. Ellos disponen, en el caso de los militares, de discretos "hotelitos" para las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y para el infaltable Ministerio del Interior (MININT).

Los "hotelitos" están situados al este y el oeste de la capital. También los hay en los "barrios fríos" (zonas congeladas) y en ellos los caballeros de la Contra Inteligencia y la Inteligencia se relajan de la Batalla de Ideas. También usan para estos fines, las casas de Seguridad. Las mismas donde entrevistan, amenazan y chantajean a los disidentes, o al menos tratan de hacerlo.

Como todo lo que se hace para la vida, amar por cuenta propia también tiene su encanto. Esto conlleva un precio, y por qué no, riesgo. Así que ojo avizor, cuando transite por alguno de los lugares oscuros aquí reseñados e incluso por otros, que los hay, mire bien hacia abajo. No sea que pise a alguno o lo embarren.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com