cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 30-05-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
RAZONES PARA DUDAR
28-05-2007, Heriberto Portales Rodríguez

Algunos en la actualidad, con la añoranza a flor de piel, aún se pregunta el por qué y como el fracaso del modelo socialista, al parecer, la respuesta no la han podido encontrar en los manuales de economía política o en la literatura marxista, y por ello cifran sus esperanzas en que retorne con el llamado “socialismo del siglo XXI “.

Aunque la posibilidad de ese tan esperado evento es cercana a cero, eso no indica que la probabilidad de su retorno, haya desaparecido por completo, ya hay gobiernos (sobre todo en Latinoamérica) que están moviendo mecanismos para su reinsertación en sus respectivos países.

El socialismo del siglo XXI, al igual que su antecesor, el socialismo real de corte marxista, presenta un lado bueno y otro malo como el encontrado en la archiconocida novela de Robert L. Stevenson cuando trató el binomio Hyde-Jekill, es por ello que para lograr que el socialismo resurja como ave Fénix, los arquitectos del mismo deben eliminar su parte negativa.

Hay tres aspectos que se destacan en esta nueva ideología ( o ideología clonada ), como continuidad del socialismo real, el voluntarismo, el clientelismo y el dogmatismo ideológico, que aunque se encuentran unidos por lazos indisolubles , es necesario, como ejercicio académico, tratarlos por separados.

En primer lugar el voluntarismo es algo innato a los sistemas autoritarios y totalitaristas, se podría definir, sí así se quisiera, como la subordinación absoluta y la incondicionalidad permanente a la voluntad de un individuo o grupo, todos los poderes (humanos y divinos) en las manos de una minoría que se auto legitiman, para hacer y deshacer acorde a su voluntad, y no a lo que la realidad exige. El voluntarismo trae consigo el establecimiento de un estado policial y el surgimiento de órganos supranacionales que deprimen todo proceso de institucionalización
propio (por naturaleza) de todo estado, eliminando así su carácter público.

El clientelismo ( conocido también como sociolismo) es la máxima expresión del tráfico de influencias, es la negación completa del “quién soy “ que se sustituye por el “quién me protege”, a partir del mismo surge la distribución de los principales cargos atendiéndose a los lazos de afinidad, consanguíneos o comprometimiento, la seriedad, competencia y aptitudes no se tienen en cuenta, desaparecen por completo en este escenario dando inicio al surgimiento de una corrupción estructural y en ocasiones al nepotismo.

Por último, el dogmatismo ideológico (con sus rasgos distintivos como son, la repetición continua del mismo mensaje, la aceptación de presupuestos como verdades absolutas y la negación del carácter cambiante que tiene la sociedad humana en su proceso de transformación) sustituye valores de desarrollo en el ser humano, por valores de supervivencia, asume posiciones de culpar a otros por los fracasos propio, y se cae en posiciones populistas de promesas con difícil cumplimiento práctico. Mediante el dogmatismo se puede lograr que dos por dos dejen de ser cuatro para dar un resultado de conveniencia (claro para el dogmático). En definitiva, se robotiza al ser humano, obligándolo a vivir en un mundo virtual separado de todo y de todos.

Si el socialismo del siglo XXI, se lograra instaurar sin la presencia de estas secuelas heredadas del socialismo real, entonces surgiría una nueva interrogante.

¿se estaría en presencia del socialismo?


* PRESIDENTE DEL PARTIDO DEL PUEBLO CUBANO ORTODOXO


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com