cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 29-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
La salud del Comandante Fidel Castro
08-05-2007, Andrés Oppenheimer

El hecho de que el dictador cubano Fidel Castro no haya hecho su tan esperada reaparición en la marcha del Día del Trabajo me lleva a concluir! que, a pesar de recientes indicaciones de que se estaba recuperando de la enfermedad que lo obligó a delegar poderes hace nueves meses, su salud está peor de lo que muchos pensábamos.

¿Por qué pienso eso? No es por ningún diagnóstico médico, sino por un diagnóstico político.

La marcha era un momento clave para Castro, y no sólo porque el acto anual ha sido tradicionalmente una de sus celebraciones favoritas.

A diferencia de otros grandes eventos públicos a los que no asistió en meses recientes -incluyendo la cumbre de los No Alineados en septiembre y la celebración postergada de su cumpleaños numero 80 en diciembre -había razones políticas por las que Castro no se hubiera perdido este evento por ningún motivo si hubiese podido estar allí.

Había equipos de televisión de todo el mundo que habían llegado a Cuba días antes, tras crecientes especulaciones de que Castro haría su reaparición triunfal el Día del Trabajador. Y estar presente le hubiese dado a Castro un podio inmejorable para atraer la atención mundial a su nueva cruzada para lograr que las Naciones Unidas condenen a los Estados Unidos por la reciente liberación provisional del presunto terrorista anticastrista Luís Posada Carriles.

La reaparición de Castro –incluso si sólo hubiera estado presente para observar el desfile en silencio por unos minutos– no sólo hubiera marcado su retorno victorioso del umbral de la muerte, sino que también hubiera inyectado nuevos bríos a su régimen.

Después de semanas de esfuerzos infructuosos de Cuba y Venezuela por convertir la liberación bajo fianza de Posada Carriles en una causa universal, la reaparición de Castro le hubiese ayudado a instalar el caso en la agenda internacional.

¿Por que le hubiera interesado tanto eso? Porque la internacionalización del caso Posada Carriles le hubiera ayudado a revertir su imagen de dictador decrepito en la mayor parte del mundo moderno, y le permitiría presentarse una vez más cómo un valiente David luchando contra un malvado Goliat.

Castro siempre ha tratado de proyectar la imagen de victima como una forma de justificar su dictadura, y seguramente es la imagen con la que le gustaría ir cabalgando hacia el horizonte en el tramo final de su vida.

En las últimas semanas, Castro y algunos de sus aliados más cercanos habían elevado las expectativas de su reaparición el 1 de mayo.
En un artículo del 11 de abril en el diario oficial del Partido Comunista de Cuba, Granma , y titulado Reflexiones del Comandante en Jefe , Castro había convocado a los cubanos a asistir a la marcha del Primero de Mayo - como si muchos tuvieran la opción -para protestar la liberación bajo de fianza de Posada Carriles en los Estados Unidos.

Según dijo Castro en ese artículo, la decisión de una jueza de liberar bajo fianza a Posada Carriles había sido tomada por ''instrucciones'' de la Casa Blanca.

Cuba ha acusado a Posada Carriles de ser uno de los autores intelectuales de la explosión a bordo de un vuelo de Cubana de Aviación que mató a 73 personas en 1976, y de un bombazo en La Habana que mató a un turista italiano en 1997.

En su artículo de Granma , Castro dijo que la marcha del primero de mayo ''sería el día ideal'' para que el pueblo cubano mostrara su oposición al ''terrorismo'' de Bush, y a la negativa de Estados Unidos de extraditar a Posada Carriles a Venezuela , que ha pedido su extradición por el acto terrorista de 1976.

Simultáneamente, la prensa oficial cubana divulgó fotos mostrando a un Castro más saludable, haciendo aumentar las especulaciones de qué su reaparición era inminente.
Poco después, el presidente boliviano Evo Morales dijo que Castro ''seguramente'' aparecería en el desfile del 1 de mayo. El presidente venezolano Hugo Chávez había afirmado anteriormente que Castro ya estaba ''caminando, casi trotando'', y que el presidente vitalicio cubano había retomado el control de la mayoría de las funciones del gobierno.

Mi conclusión: no soy un médico, ni tengo forma de saber si Castro tiene una enfermedad intestinal, o el mal de Parkinson, o ambas cosas, o si está enfermo de muerte, o si por el contrario logrará recuperar su salud y reaparecerá en el futuro.

Pero como observador político, no me cabe duda de que Castro no se hubiera perdido la oportunidad de aparecer en el desfile del 1 de Mayo –y atraer la atención mundial sobre el caso Posada Carriles– ni por un millón de petrodólares si hubiese podido estar presente.

Por ahora, todo parece indicar que Castro está mal, y que sólo esta ''trotando'' en la mente de Chávez.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com