cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 29-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
SOLIDARIDAD A LA MEXICANA
22-03-2007, Alfredo Cepero

 

Cuando el nuevo presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, declaró la semana pasada que se proponía explorar áreas de cooperación e intercambio con la tiranía comunista de Cuba me embargó un sentimiento ambivalente de decepción y dolor. Dolor porque, como tantos cubanos de mi generación, había aprendido a admirar a México a través de aquellas películas en que Jorge Negrete, Tito Guizar y Pedro Infante declaraban el amor a sus doncellas al ritmo contagioso y emotivo de los corridos mexicanos. Decepción porque, en el curso de este casi medio siglo de peregrinaje sin rumbo, me sentí defraudado una vez más por otro jefe de gobierno con potencial de estadista y visión de pigmeo. Calderón es un hombre inteligente a la cabeza de un país con cuantiosos recursos y considerable influencia continental. Ante un Lula renuente a asumir el liderazgo latinoamericano y un Uribe asediado por enormes problemas de seguridad interna, Felipe Calderón parecía el candidato ideal para presentar un frente de sanidad y decencia ante la locura y la vulgaridad de Hugo Chávez. Por desgracia para México y para Cuba sus declaraciones lo han puesto dentro del contexto de la cultura y la política tradicional mexicanas.

Desde que el cura Miguel Hidalgo proclamó la independencia de México el 16 de septiembre de 1810 con su histórico Grito de Dolores, todas las expresiones de esa cultura y esa política han llevado el sello especial de una mexicanidad que va más allá del orgullo de origen para entrar en los campos de la xenofobia, el aislacionismo y hasta el machismo. Comenzando por las expresiones básicas de ese fenómeno, lo vemos en las mismas relaciones familiares donde predomina hasta tal punto el sexo masculino que, a la hora de celebrar un acontecimiento, los mexicanos te dicen “está padrísimo”. En ello tenemos prueba fehaciente del “amor a la mexicana”. Por otra parte, el fracaso de la “justicia social a la mexicana” queda demostrado por el hecho de que a casi cien años de la Ley de Reforma Agraria de 1915 los campesinos mexicanos se ven obligados a cruzar en bandadas la frontera norteamericana para poder alimentar a sus familias.

Pero quizás el aspecto más conocido de estas características nacionales sea la “democracia a la mexicana”. Más de setenta años de dictadura institucionalizada a través del Partido Revolucionario Institucional (PRI). De cerca le sigue el famoso “nacionalismo a la mexicana”, exacerbado por la humillación de 1848 en que los Estados Unidos le pagaron la miseria de 15 millones de dólares para mitigar la ofensa de despojarlos de más de la mitad de su territorio. Este nacionalismo tiene sus expresiones más obvias y lamentables en el rechazo a todo extranjero que pise territorio mexicano y la hostilidad de muchos méxico-americanos a las instituciones de los Estados Unidos. De ahí la simpatía de estos sectores con el tirano de Cuba, las camisas del Che Guevara que exhiben en sus manifestaciones y su indiferencia ante la tragedia de nuestro pueblo. Y esto nos lleva de manera directa a la “solidaridad a la mexicana” y la hoja de parra de la Doctrina Estrada con la cual han justificado su silencio cómplice ante los fusilamientos, los encarcelamientos y las violaciones a los derechos humanos en Cuba. Después de todo Castro ha sido su aliado en la lucha contra el enemigo común de los Estados Unidos.

Por otra parte, y de consecuencias negativas para el pueblo mexicano, no podemos dejar de considerar la “economía a la mexicana”. Una economía donde los obstáculos de una burocracia anquilosada y un estado omnipresente tienen paralizadas la iniciativa privada. A tal punto es preocupante esta situación que Petróleos Mexicanos (PEMEX) sufre una crisis de equipos obsoletos y oleoductos agrietados a causa de la renuencia del gobierno a asociarse con empresas privadas con la capacidad financiera y tecnológica de remediar el problema.

Para concluir, cabe destacar el factor más nocivo y determinante que no es otro que la “política a la mexicana”. Una política donde los llamados dinosaurios del PRI, con su absoluto apego a la avaricia y su desdén por los menesterosos, ha producido una izquierda ignorante y resentida que tiene atadas las manos de Felipe Calderón para agilizar  los procesos de gobierno y modernizar los factores de la economía. Calderón sabe que Castro es otro dinosaurio y como tal lo desprecia. Pero el temor a las multitudes del PRD movilizadas por Manuel López Obrador lo paraliza y opta por el contubernio con el tirano al precio de renunciar a un liderazgo continental basado en principios de defensa de la democracia, protección de los derechos humanos y solidaridad humana.

Ahora bien, no se equivoquen los “cuates” en cuanto a la capacidad del pueblo cubano para recordar agravios y ajustar cuentas. El apoyo al tirano les costará caro tanto en términos de recuperación de inversiones actuales como de oportunidades futuras. Veo muy difícil que Univision o Televisa difundan su propaganda en La Habana. Y en cuanto a los charros y sus corridos han quedado atrás con los desengaños de estos 48 años de deambular por el desierto de la complicidad mexicana con el verdugo del pueblo de Cuba.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com