cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 28-05-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
El 'peronismo' y el mundo árabe
27-08-2006, Rosendo Fraga

Se calcula que en Latinoamérica los musulmanes suman aproximadamente más de 7 millones, existiendo solamente en la Argentina alrededor de 700.000.

En seis décadas de existencia, el peronismo ha tenido una relación ambigua y compleja con mundo árabe, lo que también ha sucedido con los Estados Unidos y la URSS.

El Perón de su primera época (1946-1955) muestra interés por los países árabes que se están descolonizando en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

Uno de sus primeros actos de gobierno en el campo internacional, es el reconocimiento diplomático de dos nuevos países de este origen que habían surgido: el Líbano y Siria, hoy epicentro del conflicto del Cercano Oriente.
En las décadas anteriores habían sido un país unificado, fueron un protectorado francés y, en las postrimerías de la guerra, fueron causa de conflicto en las relaciones entre Charles De Gaulle y Winston Churchill.

Poco tiempo después, la Argentina (en 1948), siendo canciller Juan Atilio Bramuglia, preside la II Sesión Extraordinaria de la Asamblea General de las flamantes Naciones Unidas. Es un logro diplomático importante para un país a quien Washington todavía buscaba aislar por su neutralidad simpatizante del Eje.

Esta sesión es convocada para tratar la conflictiva situación de Palestina, donde el mandato británico establecido por la Sociedad de las Naciones entre las dos guerras está en crisis, con los judíos recurriendo a la resistencia armada para forzar la creación del Estado de Israel.

En su mensaje al Congreso de 1949, el presidente Juan Domingo Perón dice que Argentina ha jugado un rol importante "cuando este problema amenazaba en convertirse en el foco mediterráneo de un conflicto largamente esperado por el mundo, cuyos optimismos se habían reducido ya al límite extremo". En ese momento, la Argentina también forma parte de la Comisión de las Naciones Unidas para el arbitraje del litigio entre la India -budista- y Pakistán -musulmán- "en momentos de cuya gravedad tampoco se puede dudar" según dice Perón en el mismo discurso.

Rige en la política hacia el mundo árabe la idea fuerza de que "la tercera posición no es en manera alguna una posición de neutralidad frente a los problemas políticos, económicos y sociales del mundo contemporáneo. Es en cambio una actitud positiva que se ofrece a la humanidad como solución de sus problemas".

Pero simultáneamente, la Argentina reconoce rápidamente al flamante estado de Israel, mostrando una actitud de respaldo al mismo, que otros países tardaron más tiempo en adoptar.

El Perón del exilio (1955-1973), comienza como un ex presidente autoritario recibido por dictadores de América Latina, para terminar bajo la protección de Francisco Franco, a quien ha ayudado durante su aislamiento de post-guerra.
A comienzos de los años setenta Perón identifica a su "Tercera Posición" con regímenes como el de Gamar Abdel Nasser, en Egipto, y en las guerras entre Israel y el mundo árabe de ese momento, se expresa simpatizando con éste, pero sin asumir nunca una posición antisemita.

Son años en los cuales se habla mucho en el entorno de Perón y el peronismo en general, de los "capitales árabes" que pueden llegar al país si "El General" vuelve al poder, y el nombre del empresario Jorge Antonio circula con insistencia como un nexo con los supuestos inversionistas, que después no llegan a concretarse.

El retorno del peronismo al poder entre 1973 y 1976 muestra dos líneas de relación con el mundo árabe. En el campo diplomático, la Argentina entra al Movimiento de Países no Alineados, en cuya gestación y desarrollo las naciones árabes han jugado un rol importante. Perón transforma así en política de gobierno, las simpatías que ha expresado en los últimos años del exilio.

Paralelamente, José López Rega, el "superministro" que controla todo el poder cuando Isabel Martínez de Perón ocupa la presidencia por el fallecimiento de su esposo, lleva a la práctica lo que hoy se llama una "alianza estratégica" con la Libia que gobierna Muamar Khadafi, en momentos que es un líder revolucionario y antiimperialista y una de las figuras más amenazantes para el mundo occidental, fortalecido por el aumento de los precios del petróleo que tiene lugar en ese momento en el mundo.

"Durante el gobierno militar (1976-1983), Montoneros se vincula a la Organización de Liberación Palestina (OLP) que en ese momento
es la organización central en la lucha contra Israel".

No sólo se realizan intercambios, visitas y acuerdos comerciales, sino que los sesenta Coroneles que en 1974 ascienden a dicho grado -serán generales del proceso- pasan casi dos semanas en este país, conociendo a los militares libios y recibiendo un excepcional tratamiento por parte del líder de ese país.

Esta especial relación con Libia y Khadafi que establece el peronismo a través de López Rega, tiene lugar cuando se desarrollan vínculos similares con un férreo dictador de Rumania en Europa Oriental y el de Corea del Norte en el Lejano Oriente. Es así como el ala derecha del peronismo establece en ese momento relaciones especiales con los dictadores más conspicuos de la izquierda en el mundo, encontrándose en el medio de esta relación los vínculos no aclarados todavía de todos ellos con la logia italiana P-2.

Durante el gobierno militar (1976-1983), Montoneros se vincula a la Organización de Liberación Palestina (OLP) que en ese momento es la organización central en la lucha contra Israel.

Montoneros participan en acciones de combate en diversos países del mundo en conexión con la radicalizada guerrilla musulmana, desde Beirut hasta el centro de África.

Durante el gobierno de Raúl Alfonsín tiene lugar, en 1986, el ataque militar de Estados Unidos al Palacio de Khadafyi en Libia, al cual sobrevive, muriendo varios familiares. El entonces gobernador de La Rioja, Carlos Menem, es el político argentino que más enfáticamente se solidariza con el presidente libio, condenando la agresión norteamericana.

La década de Carlos Menem en el poder (1989-1999) presenta una conexión familiar con Siria, que adquiere significación política y probablemente estratégica.

La conexión con el entonces presidente sirio, Assad padre -quien habría contribuido financieramente a la campaña electoral de Menem- tiene importancia.

La compleja relación en la cual la desactivación del proyecto Cóndor II -impuesta por Washington- puede haber jugado un papel, interrumpen este vínculo. Los atentados contra la Embajada de Israel (1992) y la AMIA (1994), muestran una inesperada ofensiva de Hezbollah en Argentina, en la cual Irán juega un rol, sin que pueda descartarse una conexión siria.

Es una trama muy similar a la que se desarrolla hoy en el Líbano, con Israel combatiendo con Hezbollah e Irán y Siria apoyando a esta organización.
Néstor Kirchner asume con la intención política de acercarse a la comunidad judía y acusar al menemismo de complicidad con dichos atentados. Tres años más tarde, el ímpetu no parece ser el mismo ni la intención que existió en algún momento de romper con Irán se ha concretado.

En conclusión, el peronismo se ha caracterizado por complejidades, ambigüedades y contradicciones en muchos campos y la relación con el mundo árabe no es la excepción.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com