cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 30-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
De la biografía de Ché Guevara
09-01-2007, Tania Díaz Castro

Dicen que detrás de un gran hombre hay una gran mujer; que el amor de una mujer hace grande a un hombre, y que no hay hombre en la tierra que no deje retratada su alma entre sus cartas de amor.

Ernesto Guevara es el personaje que inspiró la biografía "La vida en rojo", del escritor mexicano Jorge G. Castañeda, quien nos hace saber que el pasado que puebla esas páginas nos pertenece a todos, para bien o para mal. Y nos da a conocer, a través de entrevistas y documentos, lo que otros biógrafos han ocultado con tanto esmero sobre el legendario guerrillero, del que Castañeda ofrece un retrato más verdadero que polémico y fascinante.

Entre las entrevistas que realizó Jorge G. Castañeda para componer su libro está la de María del Carmen Chichina Ferreyra, novia de Guevara entre 1950 y 1951. La entrevista llama la atención, no sólo porque revela la personalidad de Ché Guevara a través de las misivas entregadas por ella, sino además, porque es a través de ese epistolario donde el argentino confiesa sus más ocultos deseos.

Chichina y Ernesto Guevara fueron amigos durante el bachillerato. Cuando él cursaba estudios de Medicina se enamora de la joven, a quien llega a decirle con franqueza en carta de febrero de 1952 que no pensaba "engayolarse (encerrarse) en la ridícula profesión médica".

No ocultaba Guevara que no era hombre de matrimonio. Chichina lo sabía y años después sus palabras lo confirman: "Yo creo que él me veía como una persona que iba a ser un escollo en su vida. Como si yo fuera un impedimento para la vida que él quería hacer: la vida de aventurero. Sentía que estaba como atrapado y quería liberarse de esto quizás: estar libre, irse, y yo debo haber sido el escollo en ese momento. No sé a dónde querría ir. Quería salir por el mundo, andar por el mundo, dar la vuelta".

A pesar de que el hermano de Guevara y su primo Fernando expresaran que no le faltaban aventuras amorosas con frecuencia, pues "siempre tenía una chica de turno, y además, se quería coger al mundo entero", mantuvo una relación estable con Chichina.

Durante un largo viaje que hizo con su amigo Alberto Granados por varios países, le escribe a la novia:

"Todo fue una miel continua con ese pequeño sabor amargo de la próxima despedida que se estiraba día a día hasta llegar a ocho. Cada día me gusta más o la quiero más a mi cara mitad. La despedida fue larga ya que duró dos días y bastante cerca de lo ideal".

En Miami vivió sin un centavo durante un mes, y gracias a un primo de Chichina permanecieron en un balneario de Florida tomando cerveza y comiendo papas fritas, porque no había para más. Fueron, según Ché, los días más duros y amargos de su vida.

El 31 de agosto de 1952 regresa a su país. En una de sus cartas le escribe a su novia:

"Sé lo que te quiero y cuánto te quiero, pero no puedo sacrificar mi libertad interior por vos; sería sacrificarme a mí, y yo soy lo más importante que hay en el mundo, ya te lo he dicho".

Seguramente le dijo lo mismo a la esposa cubana antes de partir a Bolivia, donde cayó para siempre; o a la peruana, cuando zarpó en el yate Granma hacia Cuba.

Pero no fue María del Carmen Chichina quien se suicidó por amor a Ché, ni tampoco la peruana Hilda Gadea o la cubana Aleida March, sino Tita Infante, otra joven argentina que también lo amó en sus años mozos y quien sabía, según confesiones de Guevara a través de una larga relación epistolar que sostuvieron hasta los años sesenta, que él no quería convertirse en un padre de familia aburrido, que prefería seguir una vida bohemia.

Se dice que Tita Infante, desconsolada ante la trágica desaparición física de su amigo, decidió hacerle compañía en la muerte, una muerte tal y como él la había deseado siempre, como la predijo mientras conversaba un día con su padre: "Yo mismo no sé dónde dejaré los huesos".

 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com