cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 30-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Visión e imagen de la Universidad de La Habana
05-01-2007, Maritza Beato

Este 5 de enero se conmemora un aniversario más de la fundación, en 1728, de la Real y Pontificia Universidad de San Jerónimo de La Habana por la Orden de Padres Dominicos, contando ya con 279 años de fecunda existencia. Los religiosos habían ya intentado, en tres ocasiones entre 1670 y 1717, de crear en Cuba un centro de estudios similar al que ya tenían en Santo Domingo. Al fin, en 1717 el dominico Fray Bernardino de Membrive, Procurador General de la Orden de Predicadores, obtuvo la aprobación conjunta del Rey de España, Felipe V, y del Papa Inocencio XIII, concedida mediante un breve apostólico. La nueva institución fue situada en el viejo Convento de San Juan de Letrán.

Las primeras asignaturas cursadas con categoría de Facultad fueron las de Teología, Derecho Canónico, Derecho Civil (Leyes), Medicina, y Artes (Filosofía), y también existían cátedras de Matemáticas, Retórica y Gramática. Apenas con pocos años de inaugurada, ya se encontraban en su lista de graduados a nombres ilustres de la historia cubana: Tomás Romay, Felipe Poey, Félix Varela, José Antonio Saco y Francisco Arango y Parreño, entre otros.

Esta primera etapa, la Real y Pontificia, terminó en 1842, fecha en la que la Universidad fue secularizada y transformada en la Real y Literaria Universidad de La Habana. fue en esta segunda etapa que tuvieron lugar los sucesos más trascendentales de la lucha contra el gobierno español. Tras la invasión de Narciso López en 1851, los estudiantes colocaron en la puerta de la Biblioteca Central un dibujo de la que es hoy nuestra bandera, con la leyenda "¡Viva Narciso López!". Al comenzar la guerra grande del ''68, universitarios destrozaron un retrato de la Reina Isabel II de España que se exhibía en el Aula Magna. La Universidad tuvo sus primeros mártires en los ocho estudiantes de medicina fusilados en 1871, y durante la guerra del ''95 fueron muchos estudiantes los que ofrendaron sus vidas al ideal independentista.

En 1902, con el advenimiento de la república, comenzó la tercera y brillante etapa, la de Universidad Nacional, estrenando un nuevo local con su traslado a la antigua Pirotécnica Militar, situada en el lado norte de la llamada Loma de Aróstegui, a la entrada del Vedado, siendo nuestro primer Presidente, don Tomás Estrada Palma, quien plantara con sus propias manos una ceiba como símbolo de la institución. El magno edificio -con su histórica escalinata de 88 peldaños, en medio de la cual se alza la estatua del Alma Máter; sus Jardines de la Plaza Agramonte; el Patio de los Laureles, los tesoros de la Biblioteca Central; su Jardín de la Fama, y su magnífica Aula Magna, Acrópolis cubana edificada en 1910,- fue escenario y testigo de algunos de los sucesos más importantes de nuestra historia reciente, evocando la intensa vida académica, intelectual, cultural y científica, envidia de todo el mundo, que disfrutamos durante la era republicana.

La Constitución de 1940 estableció la autonomía universitaria y la obligación del Estado de su mantenimiento y de la gratuidad de la enseñanza, que quedó al alcance de todas las clases sociales. En su época de mayor esplendor, la Universidad llegó a tener más de 15 facultades y varios centros de investigación especializados, reconocidos universalmente por su excelencia académica, siendo el orgullo de todos los cubanos.

Heredando una hermosa tradición de libertad y cultura que se acrecentó con el paso de los años, la casi tricentenaria Universidad fue la piedra fundamental sobre la cual se levantó la nación, conservando siempre un ojo vigilante sobre la gobernación del país, con sus avances y retrocesos. La Federación Estudiantil Universitaria (FEU), creada en 1922, estuvo siempre a la vanguardia de las luchas políticas contra las dictaduras. Cuando la república retrocedió en manos del gobernante de turno, un nombre universitario -llámese Rafael Trejo o José Antonio Echevarría- encabezó siempre la lista de los mártires del momento.

A raíz del derrumbe castrista de 1959, las fuerzas del mal hicieron pronta presa de nuestro más alto centro docente. Se cambiaron cátedras, se expulsó a profesores, se encarceló a estudiantes, y el credo marxista destruyó de golpe a la conquista universitaria más inmarcesible: la libertad de pensamiento. Más tarde comenzó un largo exilio que puso a prueba, con indiscutible éxito, la calidad de sus graduados. Y las fuerzas espirituales generadas por ella se mantienen hoy intactas, seguras del resultado final. Así, en la larga lucha por obtener la dignidad plena del cubano, estará siempre presente algún hijo de la Universidad de la Habana.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com