cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 28-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email

Los rompecabezas, dentro del rompecabezas


09-02-2010, Díaz Marzo, Ramón

Colaboraciones/ Historias a la carta

Cubamatinal/ Primero vayamos al diccionario para saber literalmente qué es un rompecabezas. Rompecabezas: Juego que consiste en componer determinada figura combinando cierto número de pedazos de madera o cartón, en cada uno de los cuales hay una parte de la figura que se quiere reconstruir. /Coloq. Problema o acertijo de difícil solución.

La Habana, 8 de febrero /PD/ Hemos utilizado el símil del rompecabezas porque cada historia es un rompecabezas y cada rompecabezas es una historia. Así podríamos afirmar que cada país y cada individuo tiene un rompecabezas a medio armar. Decimos a medio armar porque la verdad, un rompecabezas terminado, no existe en ningún lugar ni en ningún tiempo de nuestro mundo. A las facultades universitarias de Historia le deberían llamar “Armadores de Rompecabezas”.

Armar un rompecabezas es, ante todo, una responsabilidad individual. Por supuesto es muy fácil decirles a las personas que cuenten su historia. Y más difícil aún es pretender que los países entre sí compartan sus secretos. Desde que el mundo es el mundo, la compartimentación ha existido y todos, unos a otros, individuos contra individuos, países contra países, omiten o mienten acerca de sus respectivos rompecabezas. No hay modo ni vemos cerca la solución de una transparencia entre los individuos y las naciones. El mundo nuestro está mal organizado y no vemos el final de una paz y transparencia consensuada. Sólo vemos futuras guerras por motivos cuestionables. No obstante, insisto que armar el rompecabezas a nivel individual sí es posible.

La salvación de nuestro mundo está en las manos de los individuos, no de los gobiernos. Los gobiernos nunca estarán en condiciones de armar su propio rompecabezas porque son maquinarias impersonales de poder dirigidas por circunstancias globales contra las cuales nada puede hacerse. Los únicos, insisto, que algo pueden hacer, son los individuos. Pero estos individuos tienen que arriesgar un poco de algo, quizás su vida, su reputación, pero algo tienen que arriesgar. Lo único que los individuos pudieran hacer, para atenuar el riesgo de cualquier acontecimiento que se les pueda venir encima, es armar su propio rompecabezas personal en el momento de menor peligro.

Nuestra vida, nuestra historia personal, está indisolublemente unida a la historia de la nación o país donde hemos nacido o vivimos. Cada hecho, toma de decisión, accionar, conciente o inconscientemente, deducido o inducido, son los pedazos de madera o cartones con que se arma un rompecabezas.

Hay personas que no le otorgan a la memoria individual, social e histórica, ninguna importancia y por tanto están dispuestos a pasar por esta vida sin armar su rompecabezas. Claro es que no todos los rompecabezas son iguales. Hay rompecabezas que en nada afectan al resto de los rompecabezas y se les podría otorgar el indulto de que pasen por esta vida sin armar su rompecabezas porque nada importante tienen que contar.

Pero a los que no se les puede conceder el indulto, la indulgencia, son a aquellos rompecabezas que están relacionados con otros rompecabezas pues precisamente el mundo está mal dirigido por el no conocimiento de estos rompecabezas esenciales. Justamente son estos rompecabezas no conocidos donde podría estar esa verdad que viaja en el silencio y es la causa de que nuestro mundo vaya por un mal camino.

Tampoco queremos pecar de ingenuos en estos apuntes pero las cosas buenas que existen en nuestro mundo se la debemos a los rompecabezas esenciales que fueron armados a su tiempo. Nuestro mundo no puede continuar viviendo en la mentira porque al final, entonces, se cumplirá el Apocalipsis. Y como no podemos confiar en los gobiernos que son máquinas impersonales sin conciencia y sin sentimientos, somos nosotros, los individuos, los únicos que podemos hacer algo por nuestro mundo.

Nosotros, para ir adelantando algo en este laberinto donde nadie ve el final y predicar con el ejemplo decimos que la responsabilidad de armar nuestro personal rompecabezas ya está hecha y no hay marcha atrás.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com