cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 28-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email

Fantasmas en la India


19-12-2009, Domínguez, Víctor Manuel

Opinión/ Un fantasma recorre el mundo


Cubamatinal/ El comunismo vive. Es verdad que apenas con un chorrito de voz, algo rengo y totalmente reciclado, pero respira.

 

La Habana, 17 de diciembre /PD/ Su aparición pública y en piyama frente a cerca de 100 seguidores de 48 países reunidos en Nueva Delhi, demostró que aunque en coma, no está en cama: se mueve.

Si bien un poco delicadito de salud por las fracturas múltiples recibidas al quedar atrapado bajo los escombros del Muro de Berlín, aún levanta un dedo capaz de entuertar o sacarle ambos ojos al más redomado incauto.

Como si esto no fuera suficiente, y a pesar de tener la piel hecha jirones por su alergia al terciopelo checo, y mostrar una visión borrosa ante el color naranja de los atardeceres de Kiev, sueña con llenar de koljozes las riberas del Ganges.

Y la cuestión es que “bicho malo nunca muere”, como expresó el politólogo griego Marxizorga Pranganizopoulos, mientras paseaba en hombros de un joven de la casta de los intocables y se tiraba fotos abrazado a una vaca frente a los muros del Fuerte Rojo de Delhi

El hecho es que este virus, causante de la verborrea carmesí, cambia de color como un semáforo loco que pasa del amarillo al rojo, del verde al amarillo o los mezcla de acuerdo al rumbo político-financiero de los magnates de la humanidad.

Su esencia es permanecer, causar al pueblo una alegría mortal como lo hicieran en Kampuchea Pol Pot y su pandilla Los diablos rojos.

Pero honor a quien honor merece. Mucho antes, Stalin, “El precursor”, puso en práctica el método Hoyo Colorao (comida y libertades cero), donde mató de placer a millones de ucranianos atravesados de felicidad por una hoz y golpeados por amor con un martillo.

Sin embargo, los tiempos cambian y las estrategias también. Los líderes comunistas de hoy no arengan al pueblo para que entone La Internacional, pues prefieren oír los berridos de Manú Chau y el sube y baja de la bolsa en Nueva York.

Aquellos LP de acetato con música de Katiuska “La konsomola”, y del grupo Los Canes Rojos del Rin, se perdieron junto al Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME), en los astilleros de Gdansk.

“El comunismo, aunque todavía incurable, dejó de ser contagioso”, expresó el médico chino Bhien Uhn Tao, ante el alborozo de los presentes.

La serenidad del narra comunista, su buena dicción al expresarse en inglés, los modestos mocasines Gucci y el humilde traje Giorgio Armani, fueron señales del travestismo ideológico de los “comuñángaras” en la actualidad.

Además, el aroma de Opium (perfume de Yves Saint Laurent) mezclado con olor de rata muerta en muralla china que se mandaba Bhien Uhn Tao, hizo suspirar de placer a la delegada guatemalteca Mariela Casitexingo.

Envuelta en la fragancia del perfumado mandarín rojo, la Casitexingo expresó: “Antes de fracturarse un pie con los saltos adelante de Mao, es mejor dar un brinco atrás y caer en el capitalismo socialista, como nos enseñó Deng Xiaoping”.

Y comiéndose las uñas por las dudas, agregó: “En un final, si ya el comunismo no se pone duro y es incapaz de levantar cabeza frente al oso peludo de placeres con que lo desafía el capitalismo, al menos nos servirá de consolador”.

Pero fue la intervención de Asnolio Chequendengue, delegado cubano al evento, la que logró unanimidad de criterios.

Ataviado con una gorra bolchevique, safari a lo Mao Diplomatic (guayabera con dos bolsillos y perro chino corriendo por las alforzas), pantalones Falsa Perestroika, y zapatos de piel de un cocodrilo muerto cuando el desembarco por Playa Girón, Chequendengue se dirigió a la concurrencia.

“Compañeros cadáveres. Difuntos todos. Yo, Asnolio Chequendengue, un rojo con pespuntes verdes y veteado de amarillo: ¡pido asilo!”

Tras un silencio enojoso, los delegados se fueron poniendo de pie, y en un arrebato de alegría, comenzaron a danzar y corearon a ritmo de conga por todo el salón: ¡Uno, dos y tres, que paso más chévere, que paso más chévere, pedir asilo es! ¡Uno, dos y tres, que paso más chévere…

Sólo las luces del amanecer y la necesidad de los trámites para la solicitud, pusieron fin al acto de reafirmación revolucionaria del comunismo internacional.

Eso se los aseguro yo, Nefasto “El cazafantasmas”.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com