cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 27-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email

La obediencia debida (IV) Final


08-12-2009, Wilfredo Vallín Almeyda

Opinión/ Derecho

Cubamatinal/ Para concluir con este tema, debemos decir que el Derecho Internacional Público (DIP) - la disciplina jurídica encargada de regular las relaciones entre los países y la de estos con las organizaciones internacionales - ha estudiado muy bien este problema de las autoridades o sus agentes que, a través de la historia, han querido proteger sus desafueros contra sus enemigos o contra la población civil de sus propios países.


La Habana, 7 de diciembre /PD/ Lo anterior se ha realizado mediante la “justificación” de que, independientemente de que hayan hecho cualquier cosa, están protegidos por cuanto solamente cumplieron órdenes de sus superiores y esto los exime de cualquier responsabilidad penal personal.

Así, este DIP nos enseña que, concluida la Segunda Guerra Mundial, las potencias vencedoras rubricaron el Estatuto de Londres del 8 de agosto de 1945, que posibilitó el enjuiciamiento de los criminales de guerra alemanes en el famoso Proceso de Núremberg que culminó en la sentencia del 1 de octubre de 1946.

La autoridad de este tribunal le permitió juzgar a las personas naturales que individualmente o como miembros de una organización hubieran cometido, entre otros, los siguientes delitos de lesa humanidad: asesinato, exterminio, esclavitud, deportación u otro acto inhumano contra la población civil, persecución por razones políticas, religiosas o raciales “en conexión con cualquier delito de competencia del Tribunal, tanto si viola o no la ley nacional”.

Siempre según nuestras fuentes de información: “La responsabilidad penal individual comprendía tanto a la persona que planificaba, instigaba u ordenaba, como la que ejecutaba alguno de los actos delictivos”.

Corroborando los dos párrafos iníciales de este artículo, durante el desarrollo del proceso judicial de Núremberg, pronto quedó claro que los asesinos nazis pretendían escudarse y justificar sus acciones bajo la manida frase de “la obediencia debida” (ya estudiada por nosotros en anteriores consultas), puesto que ellos “solamente cumplían órdenes como militares que eran”.

A pesar de lo anterior, la jurisprudencia del Tribunal en cuestión (y luego el Tribunal de Tokio que juzgó a un grupo de militaristas japoneses) establecieron categóricamente que “la Ley internacional se aplica a todos sin distinción, no existiendo justificación para eximir de responsabilidad a los individuos por razón de su rango jerárquico en la estructura militar y que, por tanto, no era posible alegar la obediencia debida en los casos de crímenes internacionales”.

Puede asegurarse que lo más interesante e importante de los Tribunales de Nuremberg y Tokio fue la profunda semilla que sembraron para que la justicia penal internacional se convirtiese en una especie de sombrilla protectora contra la barbarie y los criminales de sus propios pueblos.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com