cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 28-05-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email

La obediencia debida (III)


29-11-2009, Wilfredo Vallín Almeyda

Opinión/ Derecho

Cubamatinal/ Debe quedar claro a los ciudadanos que aquel que, de forma violenta, se resista a ser arrestado por los agentes de la autoridad, será conducido, también por la fuerza y, en ese caso, nada se podrá imputar como incorrecto a los agentes que así procedieron. La fuerza es un atributo de la aplicación de la ley y el Estado debe hacer uso de ella cuando – a su juicio - las normas de convivencia social están en peligro.


La Habana, 28 de noviembre/ PD/ El problema se crea cuando los agentes de la policía hacen uso de esa fuerza envolviéndose en el manto de la “obediencia debida” o sin atenerse a regla alguna, por elemental que esta parezca.

El actuar de las llamadas “autoridades” (que no lo son, pues en realidad son agentes de la autoridad y no autoridad en sí mismas) sin tener en cuenta para nada la naturaleza humana y fundamentándose tan solo en el poder físico que detentan, ha generado, genera y generará todo tipo de conflictos en nuestra sociedad.

Es de elemental cordura que ninguna mujer sensata y honesta se montará en un vehículo con tres hombres por el solo hecho de que estos la conminen a subir. Tratándose de agentes de la autoridad en el ejercicio de sus funciones, lo elemental es que se identifiquen como tales, y solo después, que le digan al arrestado o arrestada que debe subir al vehículo.

Hacer uso de la fuerza bruta cuando la persona se niega pues no sabe quiénes son sus conminadores, constituye una flagrante y absurda violación (innecesaria por demás) del artículo 58 de la Constitución de la República que establece claramente: “El detenido o preso es inviolable en su integridad personal”.

Es también un actuar que, evidentemente, no tiene en cuenta para nada la naturaleza humana, pero esto de “naturaleza humana” quizás sea algo muy difícil de entender por esas personas.

Si ahora van a seguir diciendo que actuaron en cumplimiento de la Obediencia Debida les remitimos nuevamente a la letra de la ley, a saber, “…siempre que el hecho realizado se encuentre entre las facultades del que lo ordena y su ejecución dentro de las obligaciones del que lo ha efectuado”.

Nadie (y la palabra “nadie” en español significa ninguna persona sin excepciones) puede dar órdenes contrarias a las leyes de la Nación, ni nadie está en el deber (obligatorio) de cumplir semejantes órdenes que escapan “a las facultades del que las ordena”.

Pero para nuestra suerte - o para desgracia ajena -, sería también muy interesante ver como se trata este problema de la Obediencia Debida en el Derecho Internacional Público y que nuestros “agentes de la ley” debieran muy especialmente conocer. Ese será el tema de nuestra próxima consulta.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com