cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 29-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
¿Diálogo o negocio?

03-06-2009, Eduardo Vidal Franco

…Cansado del que predica
Según como sople el viento…
W. Chirino

Cubamatinal/ El pasado 19 de Mayo se celebró en Madrid un acto sobre Cuba organizado por UP y D. Los ponentes invitados fueron Doña Blanca Reyes, como representante de las Damas de Blanco, Carlos Paya Sardiñas representando al Movimiento Cristiano Liberación (MCL), según él desde 1992, y Ernesto Gutiérrez Tamargo a nombre de la Federación Española de Asociaciones Cubanas (FECU).


España, 21 de mayo/ En dicho encuentro, los dos últimos ponentes defendieron lo bueno del diálogo con el gobierno castrista (entiéndase con la dictadura), lo novedoso que era, pues incluía al exilio y los buenos resultados que nos traería, garantizando la protección hacia los miembros del poder actual; incluso se atrevieron a recalcar con cifras el apoyo mayoritario de esta propuesta dentro de la oposición. Por supuesto ninguna de estas comparecencias fueron apoyadas por el Movimiento Popular Cubano que presido; muy al contrario, mi voz, quizás disonante en la actividad, fue para defender otras posturas, dejando claro que ninguno de los tres invitados por la UP y D para nada representaban a la mayoría de los opositores cubanos.

Permítanme estas reflexiones:

El diálogo, según definición, es una modalidad del discurso oral y escrito en la que se comunican entre sí dos o más personas, en un intercambio de ideas por cualquier medio.

Semejante aproximación delimita extraordinariamente lo que traduce esta acción humana, sin embargo, en mi opinión, no siempre trae consigo resultados que fomentan el crecimiento de las personas, como los diálogos espeluznantes entre criminales, pederastas, violadores y cuantos adjetivos sirven para identificar la maldad humana.

En los casos anteriores nos sentimos horrorizados, pero parece ser que en materia política de manera frecuente se tiende a ser tolerante, e incluso a apoyar, acciones tan delictivas e incuestionables como el diálogo con liberticidas, tiranos que secuestran la dignidad de un pueblo, corruptos y asesinos que ostentan el poder.

En nuestra Patria, secuestrada por la ilegalidad desde 1952, y especialmente desde la implementación del Crimen Castrismo, los atropellos sistemáticos a nuestros derechos fundamentales constituyen el día a día de nuestro pueblo. Nadie cuerdo, decente y serio se atrevería a negar que los Castro y compañías tienen las manos manchadas de sangre, aunque gocen de complacencia por la llamada opinión pública y la legalidad internacional. Claro que, todo cubano que ha intentado denunciar a esta dictadura algún castigo ha conocido.

Mientras escribo, me vienen a la mente los indefensos campesinos de nuestras montañas asesinados mediante juicios sumarísimos, tutelados por el mito-delincuente de Ernesto Guevara de la Serna; los paredones masivos en la Cabaña y en Santiago de Cuba; las torturas de los presos políticos -su desatención prolongada hasta la muerte en soledad de muchos de ellos-, las vejaciones a sus familiares. No puedo olvidar el dolor de la madre de Boitel ante su inmolación por defender nuestros derechos, ni las masacres en alta mar sobre quienes trataban de escapar del infierno Fidelista. Entre las aguas oscuras de nuestro mar todavía contemplo el espíritu inocente de los niños asesinados en el hundimiento del remolcador 13 de marzo. Tengo el testimonio del fallecido invidente Pachi, como uno de los plantados en la ciudad que compartimos, hasta que Cuba fuera libre.

Creo que faltan muchos hombres y mujeres, víctimas todos, en esta pequeña mención.

Y quedan los vivos, los que se mantienen en primera línea en la lucha, como los Hechemendía en Boniato que nunca han mencionado negociar con sus verdugos; los Antúnez y Bicet, reivindicando la no complacencia con el régimen y la desobediencia civil. Y todas, de una u otra manera, esperando nuestro apoyo desde el exilio.

¡Que decepción para ellos! Cuán traicionados se sentirían cuando el 20 de mayo, mientras un grupo de cubanos nos manifestábamos frente a la Embajada Castrista para recordar el día de nuestra República, denunciar a los criminales y pedir libertad para los presos políticos, ya estaba tejido entre bastidores, un nuevo reconocimiento al gobierno de la isla. En pocas horas se publicaría una oferta de diálogo con los tiranos, presentada en la Oficina de intereses de Cuba en EU y en el MIINREX de Cuba.

Siempre he defendido el derecho al respeto de todas las propuestas, como exijo respeto por los que no compartimos algunas como el diálogo, sin que nos tachen de “duros extremistas”, por un punto de vista diferente, aunque los términos sean muy vendibles para algunos intereses políticos y personales. Para nosotros está claro que la extrema represión, la fuerza y la dura violencia la aplican aquellos con los que desean dialogar.

Pienso, que nuestros muertos y encarcelados necesitan que denunciemos y aislemos a sus verdugos, no el acercamiento a ellos.

Pienso que esta oferta es darle legitimidad a quienes no la tienen, es premiar a estos miserables, y sobre todo es trasmitirles a nuestros compatriotas que nada se puede hacer frente a la maldad, que no sea charlar, dialogar y comulgar con sus excesos.

Pienso que los que se rinden ante un supuesto diálogo, no hablan en nombre de las víctimas de estos cincuenta y tantos años, así como ningún grupo, movimiento o proyecto tienen autoridad y legalidad para hablar a nombre del pueblo cubano, y menos reconocer a la dictadura como representante del mismo.

Pienso que en mi nombre, como simple cubano no pueden hablar, y espero que lo más pronto posible cambien el rumbo para unir fuerzas en torno a la Libertad de la Patria que pasa de manera esencial por derrotar al Castro-Comunismo en igualdad de condiciones, entre todos los que nos oponemos a ese nefasto régimen de la Habana.

Por Cuba para los cubanos,

 

*Presidente. Movimiento Popular Cubano


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com