cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 23-05-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
El populismo y sus apoyos
16-05-2009, Héctor Manuel Ramírez Rodríguez

Cubamatinal/ Por fin Hugo Chávez encontró el salvoconducto que necesitaba para penetrar la sociedad chilena. Después de tantos intentos fallidos para meterse de lleno en Chile, por fin encontró una forma sucia pero eficaz, un método ya utilizado por su gran maestro Fidel Castro.

Me refiero al matrimonio político, con el que estos dictadores tratan de casar a sus hijos y colaboradores con personas importantes de otros países donde quieren expandirse. La hija del dictador venezolano, María Chávez, ha iniciado una relación con Pablo Sepúlveda, nieto del símbolo comunista de Chile Salvador Allende. Hugo Chávez está muy contento, y tal vez haga un referéndum para modificar la ley matrimonial de Venezuela, donde él pueda decidir que un matrimonio sea eterno.

Cada vez que se acuerda, Chávez expresa públicamente su idolatría por el ex presidente Salvador Allende, no porque lo considere una talentosa personalidad sino para ganarse a la izquierda chilena. Sin embargo, eso no era suficiente para que la familia de Allende se rindiera a sus pies; seguramente porque le temen a sus locuras, y no quieren que en Chile se repita la historia del setenta y tres. Pero con esta relación, la cosa es diferente y la familia Allende ya no permanecerá al margen de las aventuras de Chávez, sino que serán parte de ellas. Comenzarán a viajar a Venezuela más seguido, a reunirse con Chávez y sus agentes, y de alguna forma colaborarán en las turbias hazañas revolucionarias que aquel régimen auspicia.

Pablo podría ayudar mucho a Chávez, porque es un médico Chileno, que vivió en México, que se graduó en Cuba, que trabajó en un hospital de Coquimbo, que debe tener muchos leales amigos capaces de hacer cualquier cosa por él. No es un personaje que pueda influir directamente en la sociedad chilena, porque no pertenece a la clase política ni a la cúpula de la Concertación, la coalición de izquierda; pero ser el nieto de Salvador Allende sí le permite abrir muchas puertas sin ni siquiera tocar el timbre, pedir favores, mover contactos, y hasta dar algunas órdenes. Además, cualquier tarea de Chávez que pablo no pueda resolver, seguramente encontrará la solución en su madre u otro miembro de la familia.

Hasta hace poco, Chávez quería convertir al Senador Navarro en el nuevo Allende del siglo XXI, pero este cada día está más apagado y mudo. Así que ahora ese puesto será ocupado por Pablo Sepúlveda. Estoy seguro, que aunque sea en tono chistoso, ya Hugo Chávez está hablándole a Pablo sobre ser Presidente de Chile en un futuro cercano. ¿No me creen? Bueno, sólo les digo algo. Pongan sus ojos sobre Pablo Sepúlveda Allende y María Chávez. Miren los viajes que hacen, sus cuentas bancarias fuera de Venezuela, con quienes se juntan, etc. Y muy pronto verán repetida la historia cubana de aquellos matrimonios cubano-chilenos.

Está más que demostrado, que la mal llamada revolución bolivariana de Venezuela intenta ser una copia fiel de la fracasada revolución comunista de Fidel Castro. Es por eso que Chávez no sólo ha dedicado mucho tiempo a estudiar a fondo el sistema dictatorial de Fidel, sino también contrató sus mejores asesores como es la señora Marta Harnecker. Entonces no es de extrañarse, que revisando la historia actual de Venezuela, uno se encuentre con capítulos similares a otros ya vividos en Cuba.

Fidel, en su intento de colonizar Chile, no sólo creó entrenó y armó grupos terroristas, sino que también intentó penetrar la sociedad chilena mezclando las dos razas. ¿Se acuerdan cuando el colaborador más sanguinario de Fidel Castro, Barba Roja, se casó con la Chilena Marta Harnecker? ¿Se acuerdan cuando el agente de Castro, Luís Fernández de Oña se casó con Beatriz Allende, la hija de Salvador Allende? ¿Se acuerdan del matrimonio de Celia Guevara, hija del Che Guevara con el chileno Ángel Romper? ¿Se acuerdan cuando Mariela, la hija de Raúl Castro, se casó con Juan Maco Gutiérrez, dirigente del grupo terrorista chileno-cubano FPMR? ¿Se acuerdan del matrimonio entre el sangriento fiscal cubano Fernando Flores Ibarra con una doctora chilena? ¿Se acuerdan de tantos otros matrimonios políticos?

Bueno, eso mismo está intentado hacer Hugo Chávez hoy. Se repite la historia de los años sesenta, setenta y ochenta. Veremos en lo adelante cuántos otros chilenos y chilenas se casan con parientes o colaboradores de Chávez. Y tal vez él no planificó directamente el primer encuentro entre los dos jóvenes. Quizás María y Pablo se conocieron por coincidir en una misma reunión chavista-allendista. Pero sin dudas que Chávez tuvo un grito de triunfo y tratará de aprovechar al máximo esa relación para sus propios intereses expansionistas.

Hugo Chávez comenzó su política de expansión e injerencia hacia otros países desde el mismo año en que llegó al poder, siguiendo las enseñanzas y asesoramiento de su gran maestro Fidel Castro. Y durante una década muchos países han ido cayendo rendidos a sus pies, sobre todo en Latinoamérica. Sin embargo, Chile es el que más resistencia ha hecho, convirtiéndose en una espina atravesada en su garganta. Los chilenos patriotas de verdad le han puesto freno, incluyendo un gran sector de la izquierda.

Desde hace años, Chávez ha estado adoctrinando en Venezuela a cientos de dirigentes sociales chilenos de todos los sectores. Ha logrado reclutar muchos estudiantes, mineros, mapuches, a los militantes activos y antiguos de los grupos guerrilleros MIR, MAPU LAUTARO, FPMR, PCC, y hasta un senador, Navarro. Con el adoctrinamiento que ha hecho, y con un millonario financiamiento, ciertamente ha logrado alguna desestabilización, muchas manifestaciones públicas, destrozos de calles y locales, atentados, etc. Me atrevo a asegurar, sin desmeritar a la izquierda chilena, que la revolución social que han liderado en Chile en los últimos dos años no ha sido sólo resultado de su trabajo, sino también resultado de los petrodólares de Chávez, quien todavía no está satisfecho.

También ha dedicado muchos esfuerzos para poner en contra de Chile a los países vecinos. Es con la ayuda y aprobación de Chávez que en los últimos años Perú y Bolivia han incrementado sus demandas de mar o tierra contra Chile. Él está inyectando, está formando enredos, buscando por dónde explotar un conflicto.

Hasta ahora no se ha atrevido a iniciar una guerra abierta contra Chile porque este país está dirigido por la izquierda. Sin embargo, Chile está próximo a elecciones, donde el candidato de la derecha hasta ahora ha estado muy bien en las encuestas. Si este llegara a ser Presidente, no quisiera imaginar la revolución civil que se apoderará de este país.

Si los grupos extremistas de hoy están tratando de destruir el país a pesar de que gobierna la izquierda, con la derecha en el poder sí tendrían una gran justificación de lucha, y serían apoyados abiertamente por Chávez, por Fidel, y hasta por muchos de los dirigentes públicos de la izquierda chilena que podrían quedar fuera del poder. Prefiero no hablar sobre lo que podría ocurrir.

 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com