cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 28-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email

Un día de Madre


15-05-2009, Sinue Escolarte

Cubamatinal/ En Cuba, cuando se decide salir a la calle debe llevarse una javita de nylon en el bolsillo y en el pensamiento los siguientes conceptos:
Te van a tratar mal
Te van a ¨¨multar¨¨ en el peso o en el precio de lo que compres
Te van a dar ¨¨gato por liebre¨¨
No te respetarán, ni pagando en CUC
Tu presencia en el lugar resultará insignificante para el que te atiende, aunque seas importante para muchos en otro lugar.

Son estos, otros cinco dedos de una mano que cada vez se torna más invisible para la mayoría que sumisa y acostumbrada al mal trato, los admite.

El desengaño será mucho mayor si se piensa lo normal, lo contrario, lo que sucede en las sociedades de consumo donde existe el propietario y se cumplen las leyes. Nadie desea ser sirviente excepto aquellos que tienen esa abnegada vocación. En mi país, la vocación no cuenta, quedando sustituida por la creciente necesidad personal y la obligación impuesta por el régimen. Esto hace que todos seamos sirvientes, simples criados, asalariados de igual cuantía y bajo costo, que representemos una gran servidumbre sin ilusiones, ni esperanzas, sin perspectivas, oportunidades ni valores, luchando por arrebatarnos unos a otros, lo que nos hace falta, sin piedad ni escrúpulos, para subsistir, debido a la gran miseria crónica y progresiva que padecemos y las múltiples desigualdades que se visualizan aumentando la ambición, mientras el estado es espectador y jefe en la desmoralización metastásica que nos destruye humanamente. Los desvalores, son imprescindible ingrediente en una sociedad de miserables sin horizontes. El egoísmo de los que tienen, no es comparable al daño que se hacen los desposeídos entre sí, para tener.

Por eso la respuesta ha sido sobrevivir sin pensar en soluciones, ni cambios. Si aquel tiene, yo tendré. Si a ti te lo regalan, yo lo robaré, pero mis hijos comerán parecido al tuyo aunque tenga que sustraérselo a un pobre, nunca, exigiéndoselo al gobierno o sus representantes que como sabemos, tienen el impedimento, del salvaje bloqueo de su vergüenza.

Las posibilidades de adquirir lo deseado por esfuerzo propio o por cualidades y conocimientos, queda limitada a los que el régimen selecciona para ese fin. La inteligencia, la diferenciación y la excelencia, no constituyen una fuerza eficaz en estos modelos si no responde a la ideología que se impone, factor más que importante para los que dirigen. Por este camino, como ha sido comprobado en los diferentes intentos de las economías cerradas, no se llega jamás al éxito y por supuesto, no mejora el bienestar de la gente.

De esto se deduce que la capacidad de adaptación a las agresiones que nos intercambiamos los cubanos constantemente es muy elevada, pareciendo normal lo que a todas luces es nocivo. De nuevo aparece la mano invisible interponiéndose para confundir.

Todos llevan en sus mentes aceptar, obedecer, por absurdo que parezca o sea, acuñándose de conflictivo, aquel que para esclarecer una duda o por convicción ante lo indebido, reclama. Sin embargo la respuesta y la postura insensible del que responde, contagia a la plebe que enloquecida e increíblemente disminuida en su apreciación, se pone de su parte anulando a la razón, actuando sin notarlo, en su propia contra. Cualquier cola es una prueba de lo que se expone. La mediocridad social ascendente, se encarga de hacer fluir la masa de hombres impensantes, ínfimos, alejados, entregadores de sus derechos por inercia y resignación, aislando cada vez más al que se resiste a incluirse en su membrecía, que de esta manera es enjuiciado de apestado provocador. A los irreducibles, la vida se le estrecha atacado por la ineficacia ambulante, la hipocresía, la mentira el miedo y la doble moral contra la que poco puede hacer en solitario o disperso. Muchos renuncian a luchar y se funden con el rebaño en lo que un tiempo después constituirá para ellos, su mayor frustración.

Todo está asegurado, nada ocurrirá a gran escala. No habrá explosión social alguna que haga peligrar a la cúpula, porque no existe el desacuerdo libre y abierto, franco y valiente de los más afectados. Eso, lo saben El Hombre Mas Bueno Del Mundo y su hermano menor que por medio de la desmedida represión no los deja crecer. Nadie buscará posibles salidas, ni arrancará su libertad a quienes se la tienen en cautiverio, si la discrepancia pasea en un carro fúnebre, asesinada por la indiferencia y la pasividad de los mismos que sufren su ausencia, aprisionados por la mano invisible que les ha proporcionado, la obediente adaptación y la pesimista conducta, de no reclamar.

Aquí les va un simple ejemplo de una mano invisible, contado por el protagonista.

Piscina de la Villa Panamericana 9-5-2009. Covert: (Precio por entrada) 10 CUC por persona. Horario, de 10 a 6 de la tarde. Salario medio mensual del obrero cubano 408 pesos, 17 CUC. Esfuerzo para asistir a este lugar por ser El Día de las Madres con el fin homenajear a la esposa: Incalculable. Llegada al lugar sobre las 12 m.

Ya instalado en una mesa divisa al camarero. -Por favor, tráigame un pollo grillé-, son las 2 de la tarde. -El pedido compañero tiene que hacerlo en la caja, responde el aludido- apareciendo uno de los dedos de la mano invisible. A más de 50 metros de la mesa queda el mostrador. Cada vez que desees algo, tendrás que caminar esa distancia y te van descontando de los 8 CUC que restan del pago inicial, pues dos, serán por el precio de la entrada a la piscina [?]. Los asistentes al lugar, aceptan esas increíbles condiciones como si fuera una cafetería de comida rápida. Para justificar esto pudiera inferirse que el costo es bajo, pero el salario del obrero cubano es el más bajo del mundo.

Luego de caminar hasta allí, el cliente pidió un plato de papas fritas y el bistec que también solicitó, vino sin guarnición. Otro dedo de la famosa mano. Las papas que le vendieron previamente y que costó 2 CUC, es sustraída del mismo plato, cuyo valor es 4.50 CUC y solo viene acompañado con arroz. Continúa la aceptación popular.

Un buen rato después el dependiente se acerca con el pedido. Viene destapado desde la cocina, respondiendo las innumerables preguntas que le hacen por el camino, roseando con sus alegres gotas de fluch, alguna que otra procedente de los bañistas al lanzarse al agua, el polvo del camino y el escape de los ómnibus que paran justo al lado de la piscina, el plato que al intentar deglutir, la abundante carga de sal impide. Además, se trataba de un pollo grillé, que no era grillé.

En el resto de las mesas las personas parecen complacidas, nadie dice nada aunque están en la misma situación, demostrando que no ven. Para el cubano, es demasiado pasar un día en un lugar así. Es un verdadero privilegio que va más allá de esas pequeñeces. Por eso las soporta con gusto.

La primera discrepancia de mi amigo, surgió al mandar a retirarlo y traer otro diferente, que al no ofrecerle confianza, por la postura, modales y lenguaje extra verbal irrespetuoso del camarero, rechazó también, solicitando la devolución de su importe.

-No es posible darle el dinero- contestó el camarero con evidente disgusto, lo que obligó al usuario a vestirse y acudir a la gerencia con la esperanza de ser entendido. Increíblemente, fue igual la respuesta. Es decir, pagó por adelantado y el derecho a discrepar por el servicio recibido, queda bloqueado aunque carezca de calidad el producto y el tiempo de estancia en la piscina, esté por la mitad.

Ante la postura sostenida del cliente de que le devolvieran el importe de lo que no ha consumido y la negativa de la persona que funge como gerente y habiendo transcurrido casi dos horas que debieron haber sido descontadas, un familiar de mi amigo atemorizado por la posible conducción a la policía, asume como solución entregarle a la funcionaria el dinero que le corresponde devolver al cliente, para que simulara que es ella la que se lo reembolsa y este, quedara complacido, ocultándole la procedencia, con lo que la institución aparece como que acepta la queja y accede a la petición. Esta funcionaria estatal, se dejó sobornar para su conveniencia, engañando a la persona que está en todo su derecho, aunque por esta vez, ha hecho el ridículo al considerarse triunfador y solo ser un ingenuo engañado.

 

Mi recomendación al amigo que pasó por el mal rato que nadie le devolvió ese día, que más que de las madres, la pasó "de madre" cuando se enteró de la mentira, fue. Mientras vivas en Cuba, no salgas a la calle y si lo haces, no olvides llevar contigo una javita de nylon y los siguientes conceptos en tu pensamiento:
Te van a tratar mal
Te van a ¨¨multar¨¨ en el precio o en el peso de lo que adquieras
Te van a dar ¨¨gato por liebre¨¨
No te respetarán ni pagando en CUC
Resultarás insignificante para el que te atiende aunque seas importante para muchos en otro lugar.

Si a pesar de todo esto, eres tan atrevido de salir a la calle y te consideras capaz de sostener tus derechos a cualquier precio, entonces: o harás el ridículo, o te sentirás solo, pero muchas veces ganarás la batalla al demostrar que en socialismo, la calidad humana se descompone para luego necrosarse y solo los que mantienen su ética y moral vivas, pueden caminar sin miedo y con la frente en alto para ver su seguro final.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com