cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 28-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
El proletariado en acción
04-05-2009, Jorge Olivera Castillo

Cubamatinal/Sindical Press/ Los escenarios están casi listos. Apenas faltan algunos detalles en la ambientación y ciertos arreglos en el libreto. De antemano es posible asegurarse que será otra obra magna. Un ejemplo de histrionismo masivo desgajado del árbol de la historia.

La revolución ha sido la escuela donde se aprende y desarrolla el desdoblamiento actoral, la sagacidad para memorizar el guión y toda una serie de asignaturas que hay que aprobar con notas altas, darle sentido práctico y ser muy cuidadosos con los aportes e interpretaciones personales.

Es parte de una dramaturgia en diferentes actos y que responde a la constante validación de un proceso que insisten en llamar socialista. Dentro de pocos días el mundo podrá observar la determinación de la clase obrera cubana en continuar asumiendo el papel asignado en un diseño político de raíces estalinistas y circenses.

Ambas características cuentan con una larga cadena de evidencias. Dentro del camerino, entre los trajes y las máscaras, se cobijan los miedos que han envejecido junto a sus víctimas.

De las pistolas y el código penal siempre abierto como las fauces de un monstruo antediluviano, apenas se hablará. Para dificultar la visibilidad hacia estos objetos que deberían ser parte de un museo, hay un cortinaje colorido y espeso hecho de discursos patrióticos, gestos utilitarios y promesas mezcladas con narcóticos.

El 1 de mayo, el proletariado criollo desbordará plazas y avenidas en una fiesta que cada año celebran con los grilletes que ellos mismos deben lustrar a partir de los ecos del terror y el instinto de supervivencia.

No hay que devanarse los sesos para advertir que el desfile tendrá dimensiones extraordinarias, que en los cartelones habrán sendas consignas a favor de la dirigencia del país y de los principales funcionarios de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), y que también miles exprimirán sus cuerdas vocales en la articulación de frases laudatorias a los jefazos encaramados en la tribuna.

Así transcurrirá otra puesta en escena con muy poco de real representatividad del sentir de la clase obrera. Pero lo importante del ritual radica en la oxigenación de la mística que sobrevive al desgaste y la petrificación.

Este día nadie escuchará una demanda laboral, una exigencia de algún sindicato, tampoco protestas por los salarios de servidumbre, ni por un sinfín de dificultades que enfrentan los trabajadores cubanos a causa de las absurdas regulaciones derivadas del monopolio absoluto del partido comunista.

Ningún rehén festeja su estatus. Por tanto eso que veremos en Cuba el primer día del quinto mes del año, será un juego de apariencias.

La masividad no es un elemento de valor neto en el contexto que se analiza aquí. Ese acto multitudinario es una aberración. Una señal de la atrofia social de un pueblo condenado a adaptarse a las reglas impuestas por unos dueños implacables.

De otros países ya se anuncia el arribo de decenas de sindicalistas. Vienen para recibir una transfusión de aliento en su carrera hacia el logro de algo similar a lo conseguido por la nomenclatura sindical de la Isla.

Quieren a toda costa elementos para postergar el sueño de la utopía. Poco les importará que la realidad nos continúe aplastando entre aplauso y aplauso.

En el apogeo de la celebración cobrará fuerza mi convencimiento de que la revolución no está hecha de espontaneidad y excelencia. Su estructura tiene mucho que ver con lazos, nudos, amenazas, golpes bajos y armas camufladas con pañuelos de seda.

Los visitantes, engañados o conscientes, estarán rindiéndole honor a un secuestro masivo.

Entre la aparente alegría de la muchedumbre, arderá el deseo de emancipación. ¿Qué otra cosa podrían anhelar los esclavos?


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com