cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 26-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
La Patria
04-05-2009, Alfredo Cepero

Cubamatinal/ Esa palabra mística y emotiva tiene connotación casi sagrada para quienes hemos tenido la desgracia de andar por los caminos del mundo buscando sin éxito un sustituto para la tierra musical y florida donde dimos nuestros primeros pasos. De hecho, nuestro amor por ella se ha hecho más intenso con la distancia y el tiempo. Algo así como un hechizo inexplicable que es al unísono redención y cruz. Andamos con ella a cuestas en la búsqueda obsesiva e infatigable del camino que nos lleve de regreso a la tierra, al mismo tiempo añorada y prometida, de una Cuba Libre.

Para muchos ha sido inútil buscar remedio para esa incurable enfermedad del alma que es la orfandad de patria. Ese abismo insondable, silencioso y negro no ha sido llenado por la fama, ni por el éxito, ni por el dinero. A muchos hombres de caudal y éxito la felicidad se les escapa por la herida abierta de la falta de patria. Porque si pobres son aquellos que carecen de bienes materiales, mas pobres aún somos aquellos que no tenemos patria. Ya que la patria, que no se mide ni se cuantifica, es el único tesoro con la capacidad de satisfacer nuestras necesidades emocionales de conexión telúrica, identificación colectiva y autoestima. Sin estos tres ingredientes no hay equilibrio interior ni felicidad perdurable.

Para otros, quizás los más abnegados, la patria ha tenido muchas veces una connotación casi religiosa. José Martí, a quien uno de sus biógrafos, Luís Rodríguez Embil, llamó el Santo de América, se refirió a la tierra de sus amores y sus dolores diciendo: “La patria es ara y no pedestal”. En otra ocasión dijo: “De altar se ha de tener a Cuba para ofrendarle nuestra vida y no de pedestal para levantarnos sobre ella”. Y en uno de esos momentos de amargura a los cuales no escapamos ningún ser humano, aquel espíritu sensible y solitario se consoló de su falta de patria con el disfrute del bien inmarcesible de la libertad cuando en uno de sus versos sencillos dijo: “Yo quiero cuando me muera, sin patria pero sin amo, tener en mi tumba un ramo, de flores y una bandera.” De esta manera, queda pues demostrada la relación íntima y casi inseparable entre la fe religiosa, la patria y la libertad que estuvo plasmada en muchos de los textos de nuestras guerras de independencia en la frase de “Dios, Patria y Libertad”.

Otro de nuestros próceres, el bayamés Perucho Figueredo, profesa su amor a la patria cuando en el himno que nos legara para presidir nuestro camino hacia la libertad nos dice “no temáis una muerte gloriosa que morir por la patria es vivir”. El himno que hasta nuestros días embarga de emoción nuestros espíritus cuando lo entonamos tanto en la patria oprimida como en latitudes tan distantes como Suecia, Francia o Venezuela. Porque esa patria es la misma para los cubanos que desde sus celdas desafían la saña de sus verdugos, los opositores que no se dejan intimidar por los apátridas, los patriotas que cayeron ante los ignominiosos paredones, los invasores que regaron con su sangre las arenas de Girón y los exiliados que sufrimos los gélidos inviernos del norte, padecemos el viento seco de los desiertos o respiramos el aire enrarecido de las cordilleras. La patria cubana está en todas partes y desde todas partes irá un día al encuentro con su destino histórico en una encrucijada de libertad y de democracia para todos sus hijos.

Los hijos que sabemos que esa patria no es propiedad privada de tiranos sino beneficio colectivo de todos los que en ella nacimos y por ella trabajamos. La patria que no quiere la sumisión de siervos resignados al yugo sino la energía creativa y constructiva de hombres y mujeres libres. La patria cuyo símbolo más representativo es la bandera de la estrella solitaria cantada con emoción y elocuencia por dos consagrados bardos matanceros, Agustín Acosta y Bonifacio Byrne. Agustín le dijo en su exquisita décima “gallarda, hermosa, triunfal, de la patria representas el romántico ideal…” Y Bonifacio vaticinó con vehemencia y rabia patrióticas “si deshecha en menudos pedazos llega a ser mi bandera algún día, nuestros muertos, alzando los brazos, la sabrán defender todavía”. ¡Que se cuiden los tiranos y los vende patrias de la santa ira de un pueblo en la reconquista de su libertad perdida!

 

 


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com