cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 28-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
El Muro de Silencio contra la Disidencia
08-03-2009, Israel Abreu , Luis

Cubamatinal/ Ivette Leyva Martínez, editora de Yahoo! Inc., escribió un artículo sobre la oposición cubana que titulo "El muro de la disidencia" que fue publicado el 25 de febrero de 2009 en el Nuevo Herald. Yo, con el mismo espíritu constructivo y tratando de ser mas objetivo le respondo, titulando mi artículo "El Muro de Silencio contra la Disidencia". Para mayor claridad tratare de analizar aquellos puntos más sensibles del artículo de Leyva Martínez.

Seis presidentes han visitado Cuba.- Es cierto que seis presidentes han visitado Cuba (obviando a Chávez que es un apéndice de Castro) en los últimos seis meses y ninguno se ha entrevistado con ningún opositor. Pero no creo, como dice Ivette, que se deba principalmente al mal estado en que se encuentra la oposición cubana. Considero que el principal motivo ha sido, además de la simpatía de algunos visitantes hacia la dictadura cubana, a que los presidentes miraron primero sus supuestos intereses nacionales sin importarles los derechos humanos y la gran tragedia que vive el pueblo cubano.

Síntomas de cansancio y envejecimiento.- Solamente una persona que nunca haya vivido bajo un régimen totalitario (no sé si Ivette es cubana o no, ni si vivió en Cuba o no) puede analizar la situación basada en que la oposición ha envejecido al igual que el gobierno. Yo diría que no tan igual ya que mientras que en 50 años un solo hombre ha gobernado la isla, por la oposición han pasado varias generaciones. Si un dictador permanece en el poder 50 años sin que al mundo le importe nada, es lógico que sus opositores se cansen o envejezcan. Creo que la culpa no es de ellos sino de la democracia que les ha dado la espalda.

La oposición ha sido incapaz de crear un escudo contra la cizaña.- Ivette tiene razón, en parte. Desconoce Ivette y todo el que no haya vivido bajo un sistema totalitario, que es imposible para la oposición evitar que sus filas sean infiltradas por agentes enemigos. Y menos aun, que una vez mezclados opositores y agentes secretos los primeros puedan evitar la cizaña y la intriga, que emplea el gobierno contra una oposición pacífica. Son armas que le sirven al gobierno para enfrentar a los opositores entre sí, creando la desconfianza y las rencillas entre sus miembros. Por eso es tan difícil dejar de lado las rivalidades ya que para evitarlo están los infiltrados. Hay que tener presente que la oposición en un régimen comunista no es lo mismo que en un régimen democrático en que los lideres pueden reunirse y trazar planes a seguir. De ahí lo que dice Ivette: "las grietas de lo que resta del movimiento opositor son cada vez más visibles". De ahí también provienen las disputas en cuanto a los envíos de dinero desde el exilio, acusaciones mutuas, reportes imprecisos, etc. Todo esto se produce, como dije anteriormente, gracias a las intrigas y cizañas que fomentan los agentes infiltrados. Por supuesto, nadie es perfecto y no dudo que algunos se hagan pasar por opositores para poder salir del país o para recibir ayuda desde el exterior, pero eso no justifica que los verdaderos opositores se crucen de brazos.

La oposición convertida en un ghetto.- En cuanto al "ghetto político" (aislamiento) en que, según el artículo, se ha convertido la oposición cubana, también tiene razón pero solo en parte pues no dice, como realmente sucede, que esto se debe a la gran represión y la falta de información a que la dictadura tiene sometida a la oposición.

Tanto es así que actividades o protestas que suceden en un vecindario no se conocen en el otro, por muy cerca que se encuentren. Y si a alguien se le ocurre decirlo le sucede como le sucedió a los opositores y periodistas independientes que fueron condenados en el 2003 hasta a 25 años de cárcel, solo por querer expresarse libremente. De ahí el "tsunami devastador" a que se refiere Ivette. Podemos afirmar que a estos "ghettos" contribuye también la prensa internacional que no informa debidamente, o desinforma, lo que sucede en países como Cuba. En los Estados Unidos no hay ningún medio de comunicación en ingles que informe a la población en forma persistente lo que realmente sucede bajo un régimen comunista. Ni aun Rush Limbaugh o Sean Hannity, reconocidos anti-comunistas, lo hacen. Y aquellos medios de comunicación que tratan a los Castro de presidentes, que son casi todos, también confunden más que informan. Ayudan también al muro de silencio contra la disidencia los dos motores de búsqueda mas importantes que tiene el internet, Yahoo y Google, que prefieren sumarse a las censuras que imponen las dictaduras a sus respectivos pueblos que dejar de hacer negocios con ellas. Esto también contribuye a crear los ghettos políticos.

 

La ayuda desde el exterior daña la oposición.- Lo que realmente "daña" a la oposición es la falta de ayuda. Parece que por acá no se sabe que cada vez que un cubano entra en la oposición es expulsado de su trabajo, sufre persecución y hasta tratan de bloquear lo poco que se le envía desde el exterior. Considero que la falta no estriba en que la ayuda que se les envía sea privada o pública. Desde luego, hay que vigilar porque el dinero que se consigue para Cuba llegue efectivamente a la oposición cubana. Pero creo que la falta mayor se debe a que el exilio cubano ha sido reticente en aportar masivamente los recursos necesarios para luchar por la democracia. Con dolor en el alma quiero decir que nuestro querido exilio ha devenido en un exilio de "ojalateros": ojala que se caiga, ojala que se muera, ojala que lo tumben. Esto sin mencionar al exilio adinerado que, con raras excepciones, ha sido indiferente a nuestra lucha por la democracia. Su proyecto de futuro se centra principalmente en esperar a que la fruta madure para ir a recogerla. Y, por favor, no se hagan eco de lo que dice el gobierno que el que recibe ayuda para luchar por la democracia es "mercenario". Analicen primero de donde viene ese calificativo y por qué lo popularizan. Recuerden, no hay ningún movimiento, ni guerra en el mundo, que no necesite de recursos económicos para poder triunfar. Hasta Lech Walesa en Polonia necesito de ayuda exterior para poder luchar por la democracia. Yo pregunto, si los comunistas en cualquier parte del mundo se solidarizan entre sí ¿Qué de malo tiene que los demócratas también lo hagan?

Pero, además de la ayuda económica, la disidencia cubana necesita también comprensión y sobre todo, que se divulguen ampliamente en el exterior las actividades que realiza y la persecución que sufre. Que caiga el muro de silencio que la rodea. En cuanto a lo que dice Ivette que no faltaran quienes digan, con mentalidad totalitaria, que una crítica a la disidencia es un servicio al régimen castrista yo le puedo responder que sí, que aunque no lo quisiera, en la forma que lo dijo ayuda mas al régimen que a la oposición. No vi balance en su análisis. Y no creo tener una mentalidad totalitaria pues he combatido a dos dictaduras y en ambas he sufrido prisión. Solo estoy haciendo uso de mi derecho como lo hizo Ivette Leyva Martínez.

Documentos citados:


El muro de la disidencia

Sin críticas, pero con historia


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com