cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 24-05-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
La invasión intelectual castrista en la era de Obama
12-02-2009, Ramos, José Julián

Cubamatinal/ El control de Miami siempre ha sido el sueño dorado castrista: infiltrarla, enajenarla, volverla sumisa y liberal, neutralizarla como foco rival, dominarla, convertirla en un Hong Kong para disfrutarla y abastecerse de remesas y turistas, aniquilar a los exiliados verdaderos.

Para conseguirlo han ensayado muchas variantes: las visibles son los viajes y los envíos de dinero y paquetes, así como tener predicadores en los medios de comunicación, radio y TV, pero existe un lobby castrista invisible muy activo en universidades, la política y las finanzas.

Recuerden hace unos años, hubo “intercambios” culturales: arte, política, música, becas, hasta democracia participativa, etc. Llegó una avalancha de conferencistas, promocionados como “expertos”, que hablaban de todo y se les tomaba en serio. Solo unos pocos tenían crédito profesional, la mayoría eran funcionarios de la burocracia cultural castrista o agentes de seguridad vestidos de intelectuales, o en ciertos casos, intelectuales que han sido comunicadores del régimen y connotados confidentes. Montaron exposiciones, conciertos y dictaron conferencias en el corazón del exilio, pero ningún exiliado fue invitado a Cuba. Ingenuamente a veces, otras por servir a la manipulación y las dádivas, hubo promotores en las universidades de Estados Unidos y en el propio exilio.

Esa es la ecuación que ya tienen en mente en la era de Obama: transferir la cultura castrista a Miami, meter a su gente aquí como sea. Están utilizando todos los medios a su alcance, desde motivar a los predios universitarios, instituciones y celebridades americanos con los “intercambios” hasta influir en la opinión pública con la manipulación del arte por el arte. Funcionarios culturales americanos han visitado Cuba para luego patrocinar la presencia de voceros culturales comunistas como reciprocidad. Últimamente, en uno que otro concierto, la respuesta de Miami ha sido el de unas protestas formales y críticas a micrófono abierto en la radio.

Pero lo que está por venir cuando comience la política de “puertas abiertas” al intercambio cultural y la promoción de viajes es una ofensiva de proporciones ideológicas aplastantes. Ya llegan como “exiliados” si serlo y se les provee de tribunas en la televisión, o se les contrata como conferencistas, expertos o cubanólogos para darles un espacio a sus disertaciones mediáticas, mientras que grandes intelectuales, comunicadores y artistas del exilio siguen ignorados y mal viviendo. Hay incluso exiliados genuinos que se atreven a decir que alguien como el historiador Eusebio Leal, quien dijo que Fidel era el padre de la patria, sería bienvenido porque ha restaurado La Habana Vieja, sin mencionar que en esa misma ciudad subsiste la miseria en su forma más espantosa y que ese mismo señor es un portavoz del castrismo puro.

Lo que veremos eriza. Falta por llegar el momento del zarpazo a Radio y TV Martí, como “medida calibrada”, para complacer a los negociadores castristas. Se van a cerrar muchas puertas para aquellos considerados “intolerantes” y para los genuinos anticastristas. Aunque ya muchas puertas están cerradas. La realidad es que Miami está en una transición desideologizarte que tiene por meta el melting pot con el postcastrismo incluido, la nueva Miami no cubana. Verán a los alcaldes y políticos dar abrazos a los nuevos enviados castristas portadores de la reconciliación obamista, que primero será mediante la metódica promoción de visitantes “ilustres” hasta que – ¿por qué no?- nos llegue la hija de Raúl Castro y otros hijitos de papá, aunque muchos ya viven en esta orilla.

Lo lamentable es que Miami vegeta, parece inerme, no ofrece opciones, no se enfrenta, no moviliza, no levanta su guitarra y su voz cultural exiliada como debe ser. Está dejando que las cosas pasen. Y muchos exiliados están cruzados de brazos o aceptan que lleguen y nos dicten cátedra. ¿De qué nos van a hablar? Pues de que se acabó la historia, borrón y cuenta nueva, lo que importa es el cash, los viajes, el hedonismo, etc., es lo que ya dicen. ¿Y los exiliados? Dirán que somos el pasado y que ellos son el futuro. ¿Qué haremos entonces? Lo menos que podemos hacer es no concurrir a los humillantes actos y tinglados culturales montados por ellos, ya sea una conferencia o un show. Se me ocurre que debemos ser más exiliados y martianos que nunca, más críticos y dignos, denunciar, levantar tribunas, unir barricadas de ideas, apoyar a nuestros artistas e intelectuales exiliados, fundar asociaciones, revistas, museos y liceos educativos, seguir luchando por la democracia mientras quede uno de nosotros que crea en ella. Y siempre oponer la verdad histórica a la falsedad y la sofística del totalitarismo castrista, defender nuestra presencia, identidad y legado, salvar a la Miami libre, no dormirnos en los laureles.

 

 

 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com