cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 23-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
La lucha interior de Obama para lograr sus propósitos
10-02-2009, Vargas Llosa, Alvaro

Cubamatinal/ Mientras veía a Barack Obama prestar juramento, pensé que la grandeza de las instituciones de este país radica en su flexibilidad para absorber los cambios revolucionarios sin necesidad de destruir lo viejo y construir lo nuevo desde cero.

Ahí estábamos, sentados a pocos metros del primer Presidente negro de un país que esclavizó a millones de negros, y Obama asumía el mando en nombre de los mismos valores y el mismo documento fundacional con los que algunos de sus predecesores juraron sus propios cargos cuando los negros no eran iguales ante la ley.

Ahora, situado ante la mayor crisis económica en varias generaciones, Obama tendrá que escoger entre su formación intelectual, que apunta al Estado intervencionista, y su temperamento, que tiende a la mesura.

Existe un desafío de corto y otro de largo plazo. El primero es la recesión; el segundo, los compromisos asumidos por el Estado a lo largo del tiempo, que no podrán cumplirse y minarán la capacidad de los estadounidenses de seguir siendo prósperos.

El problema de largo plazo que Obama hereda es el costo operativo neto del gobierno.

La deuda del Estado es ya de $10 trillones, de los cuales un poco menos de la mitad tiene que ver con las pensiones estatales (Seguro Social) y el seguro de salud que otorga el Estado a la gente mayor (Medicare). En 2008 el costo del Medicare ya era superior al dinero generado por el impuesto que lo financia; en 2017, al final de lo que sería el segundo gobierno de Obama, el Seguro Social estará en la misma situación. Según el Informe Financiero del Gobierno de los Estados Unidos, dentro de una década y media la deuda será, como porcentaje del tamaño de la economía, más abultada que en el peor momento de la historia de este país.

El temperamento sabio de Obama enfrenta este desafío por parte de su formación intervencionista: cómo resistir la presión para seguir arrojándole dinero a la crisis y cómo revertir la perversa tendencia de estos compromisos sociales que están convirtiendo al Estado en un peso muerto sobre las espaldas de los norteamericanos.

El temperamento de Obama debería, en el forcejeo con su formación intelectual, recostarse en los demócratas y republicanos que, en el siglo 19, resistieron las presiones para expandir la oferta de dinero e incrementar el tamaño del Estado en épocas de recesión.

La formación intelectual del nuevo Presidente querrá seguir el ejemplo de F.D. Roosevelt. Pero su temperamento debería recordarle a su formación que el New Deal, una orgía de gasto público, postergó la solución. Según los economistas Harold L. Cole y Lee E. Ohanian, en 1939 el desempleo seguía siendo muy elevado y la producción real se encontraba 25 por ciento por debajo de la tendencia. La inversión de largo plazo no repuntó hasta 1941. Una década entera se había echado a perder.

Si el temperamento de Obama prevalece sobre su formación, será uno de los grandes líderes de este país. Si no, su memorable trayectoria habrá significado poco más que un símbolo estremecedor.

Álvaro Vargas Llosa es director del Centro Para la Prosperidad Global en el Independent Institute y su columna se distribuye por The Washington Post Writers Group.

 


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com